Llectures de branu

La sombra de la sirenaNun sé si hai unes noveles propies pa lleer nel branu o ye que l’ánimu del llector lu emburria a escoyer determinaos llibros d’esos d’usar y tirar, dicho ello col másimu respetu pa los autores y los editores, porque’l fechu d’escribir y editar ye una cosa mui seria y de munchu méritu, seya cual fuere’l conteníu de la obra. Refiérome, pues, a eses noveles que sabes que nun van dexar güelga nel to maxín, que lo único que busques nelles ye un cachu d’entretenimientu, una pura distraición lo cuál, dicho de pasu, nun ye tampoco un oxetivu menor. Y pa que se vea que nun quiero minusvalorar a naide añadiré que, durante años, una de les mios llectures favorites pel branu yeren les noveles de doña Agatha Christie: cuasi naide al aparatu.

Diches, pues, toles disculpes al casu, aterrizaré diciendo qu’acabo finar La sombra de la sirena, novela escrita pola autora sueca Camilla Läckberg y que ye, polo que compruebo al final del llibru, una mui reputada escritora de novela negra, con una riestra d’obres publicaes nel nuestru país, la primera de les cuales lleva por nome La princesa de hielo, autora de la qu’esti qu’escribe nun tuviere’l gustu de lleer nada hasta esti momentu.  Y ye que’n lliteratura tamién esisten les modes, y una de les últimes ye la de los escritores nórdicos que-yos da por escribir esti tipu de llibros de crímenes ya investigaciones con, amás, bastante “truculencia”. El primeru fue, claro, el gran Henning Mankell y los que vinieron depués fíos putativos suyos que nun-y llegaron a los calcaños, dicho seya col mayor de los respetos.

Resultóme entretenida la llectura de la novela de doña Camilla, con unaLackberg trama bien encadarmada y axilidá narrativa que llogra pente medies de capitulinos curtios y abondos diálogos, al tiempo que los personaxes, una vuelta familiarizáu colos impronunciables nomes, tán bien dibuxaos ya interrelacionen prestosamente. Funciona bien, tamién, l’asuntu de la intriga que l’autora  va dosificando pasu ente pasu, dando unes informaciones con cuentagotes anque un, que ye perru vieyu nestes zunes, va un poco per delantre d’unos policíes agotaos pola carga de trabayu. Paez imposible tratándose d’un pueblín pequeñu nel que nunca nun pasa nada, pero asina ye la cosa. Conozse que tienen el llistón del trabayu un poco baxu.

Y la novela pudiere tener un pasable “vistu bonu” si nun llega a ser por un final impresentable, copia de la copia de noveles y películas mil veces vistes, encabezaes pola espléndida Psicosis del maestru Hicthcock, que nun sé si fue la primera pero si la más reconocida y allabada. A esti altor de la película, nunca meyor dicho, nun podemos tragar con unes desplicaciones siquiátriques que se presenten como orixinales cuando tán más vistes que’l TBO.

Asina que, vamos dexar la novela dientro d’esi xéneru del que falé al principiu, de “llectura de branu”, o seya de les que una vez lleída nun t’ocupa más espaciu nel maxín. Otra vez será, amiga Camilla.

 

“Ex libris”

Títulu: Refugio 3/9Refugio-3-9-Destacada

Autora: Anna Starobinets

Torna: Marta Sánchez-Nieves Fdez.

Editorial: Nevsky Prospects, S.L.

Añu: 2015

DIFICIL LLECTURA.- Anna Starobinets ye una de les escritores ruses más importantes, dientro de la nueva xeneración, nel mundu de la Ciencia Ficción y la Fantasía. El so primer llibru Una edá difícil (2005), tuvo una gran acoyida nel so país y nun dexó indiferencia nel nuestru. Filóloga de formación fue crítica, reportera y editora de cultura pa dellos importantes periódicos del so país. Tamién trabayó nel mundu de la lliteratura infantil y xuvenil (La tierra de les neñes bones…)

Anna-Starobinets2Tengo de dicir qu’esta novela, Refugio 3/9, ye de difícil llectura. Raspiando col surrealismu, l’autora crea unos mundos oníricos nos qu’entemez realidá y fantasía, xugando con una riestra grande de mitos, personaxes, frases y cosadielles del folklore del so país que munches veces se nos escapen a los simples llectores d’una cultura mui  estremada de la suya. Con esos materiales, Starobinets construi una trama catastrófica na que l’apaición d’un nuevu sol va a destruyir el nuestru mundu, a nun ser un pequeñu grupu d’elexidos que s’abellugaríen nesi Refuxu 3/9 que nos da’l títulu. Pero l’apaición d’esi nuevu sol que s’allega al nuestru firmamentu, vien precedía per una serie de cambeos, de mutaciones que fai que delles persones tracamundien la so fisonomía camudándose n’otra cosa. Y equí apaez Kafka, claro, y la so Metamorfosis, pero tamién otros autores de fantasía, como el tamién surrealista Michael Ende y los sos cuentos “El espejo en el espejo”, ya inclusive dalgo de la nuestra mitoloxía asturiana porque’l so personaxe de “Boscoso” o “Pantanoso” pudieren oldease col Busgosu o Mofosu, como lu vien llamando Sánchez Vicente. Realidá abegosa y mundo fantásticu, namás separtaos per una ponte que pue trespasase nos dos sentíos. ¿Una llocura?

En fin, nun quiero recomendar la llectura de la novela pa tol mundu, pero si dalguién quier lleer dalgo nuevo, estraño, bien escrito, dacuando prestoso y dacuando desagradable, ensin pidir un argumentu racional o llóxicu, que s’avere a estos mundos de Anna Starobinets y nun quedará indiferente. Anque hai qu’abrir muncho’l maxín, claro.

De filmoteques, cineteques y festivales.

Juan BonifacioAvisélo cuando se dio virtualidá a esi híbridu llamáu “Cineteca”, xuguete que se punxo en manes del ínclitu Cienfuegos, como pagu de nun se sabe qué servicios prestaos, porque’l gran serviciu fue demandar al Ayuntamientu de Xixón, cuando yera socialista, poniéndolu en ridículu por nun tener contratu y faciéndolu pagar una montonera perres. Pero too val con tal de quitar la tierra embaxo los pies del enemigu. Si ellos tienen el Festival de Cine de Xixón, vamos quita-yos presupuestos y vamos crear un ente paralelu pa ensombrecer los sos ésitos. Y, amás, vamos poner al qu’ellos cesaron a cargu del asuntu.

Como hai xente nel gobiernu asturianu que presume de saber abondo de cine, y el xuguete da pa muncho, agora acaben cesar al amigu Juan Bonifacio Lorenzo, Direutor de la Filmoteca, posiblemente la persona que más sabe de cine d’Asturies y una de les que más del restu del mundu mundial. Yo nun creo que, como dicen dalgunos, lo que se pretenda seya llevar la Filmoteca d’Uviéu como un despreciu a “la capitalidá”. Eso, de ser asina que nun ye seguro, el que marche d’Uviéu, sedría en tou casu un  dañu collateral. Porque lo que daveres cuenta ye fortalecer esi disparate competitivu puestu en manes de Cienfuegos, naguando por acorripiar, por cercar, al probe Festival de Xixón que, con menos perres y un enemigu crecíu, va a amustiar nos prósimos años pa que dalgunos pueda dicir: “Ves, ya te lo dícía yo, dende que marcho  el “traidor, inconfesu y martir” aquello va de mal en peor. D’ehí a que’l Gobiernu Asturianu dicte les normes y programaciones del cine n’Asturies hai namás un pasu. Pero eso sí, del cine fechu n’Asturies y por asturianos nada. Eso nun ye intelectual.

Siéntolo por Juan Boni, persona a la qu’aprecio y que tien gran valir como profesional del cine, pero’l probe taba condenáu cuando principió esta guerra de trincheres onde dalgunos van de francotiradores. Y anque les sos maniobres son torpes, tienen bona puntería.

Siento nun sentilo

Muerre esti día Gustavo Bueno con una edá ya provecta, creo que noventa y un años. Yera un personaxe conocíu y controvertíu. Nunca me cayó bien. Había dalgo n’él que nun me gustaba y diome siempres la impresión de que taba interpretando un papel: el de provocador. Igual ye lo qu’él quería. Nun voi a xulgar equí la so figura como intelectual, otros lo fadrán encontradamente, unos a favor y otros en contra. Pero lo que nunca-y perdonaré fue la campaña militante qu’entamó  escontra la nuestra llingua y la nuestra idea d’atalantar el País, el nuestru, que non el suyo. Y nun-y lo perdonaré porque utilizó la so posición de privilexu social y la repercusión de les sos postures p’atacar un bien cultural que munchos consideramos fundamental na nuestra forma de ser y d’atalantar el mundu. Descalificándonos, faciendo burlla de nosotros y de lo que defendíemos ensin neguna autoridá nuna materia de la que demostró nun tener nin puñetera idea. Nin, por supuesto, nenguna sensibilidá pa con una tierra que lu acoyó y dio-y de comer. Nun quiero estendeme más. Allá él colos sos “sensatos y pensantes” amigos. Nun seré yo’l que derrame una sola llárima por él. Siento nun sentilo.