Los dinosaurios tornen a la tierra

dinosaurios-en-santo-domingoUna imaxen pue valir por mil pallabres, pero tamién una pallabra podría valir por mil imáxenes. Nesti casu que nos ocupa dase’l primer enunciáu. Y ye que la semeya qu’acompaña a estes pallabres ye tan prestosa que fala por sí mesma. Nella podemos ver a un piñu de mozos enarbolando un llibru, como un actu antibelicista. Como diciendo: “Los nuestros llibros valen más que les vuestres armes”. D’ellos ye’l futuru. Pero la semeya tien, amás, un amiestu sentimental pal qu’esto escribe, y ye que’llibru en custión ye “El cielo de los dinosaurios”, qu’escribí al rodiu del añu 2011 na soledá de la mio casa, y qu’agora relluma na menos que’n Santo Domingo, en manes d’unes persones que nunca camenté que pudieren lleelu. Ye guapísimo pa los que tenemos el placer d’escribir que pasen coses asina, sintiendo’l valir d’una actividá individual que tresciende del autor pa integrase en coleutivos qu’apuesten por ella. Un abrazu grande pa l’asociación “Lleva un libro en la maleta”, de Virginia Read, y pa tolos sos collaboradores, ellos y elles. Y la verdá, toi encantáu de que los dinosaurios vuelvan a la tierra.

Dos por dos… cinco

llingua-asturiana-anayaSi nun llibru de matemátiques de los que se dan nos colexos viéremos un enunciáu como’l del títulu, fadríemos tres coses: la primera llamar inorantes a los autores, la segunda nun volver a trabayar cola editorial que publica semeyante barbaridá y la tercera denuncialo al colexu y a les autoridaes que lo faciliten pidiendo les desplicaciones correspondientes y la retirada del llibru. Ehí ye nada que los nuestros fíos aprenden nos colexos coses enquivocaes, cómo van andar llueu pela vida.

Paez que cuando la -vamos llamala- metedura de pata o inorancia (pal casu dame igual) ye d’otra materia non numeraria, la cosa nun tien importancia y déxase pasar. Eso ye lo que ta asocediendo colos llibros que se tán dando de gramática onde, nun sabemos que filólogos (polo menos yo nun lo sé) afirmen que la llingua asturiana ye una variante del castellán. Esa afirmación vien a ser l’equivalente del “dos por dos… cinco” mmatemáticu porque denota una inorancia supina de los autores y de la editorial que los publica.

Nun sé que me fadia más del asuntu, si la inorancia, la desfachatez o’l despreciu a tou un pueblu que caltién una llingua milenaria, semada de documentos xurídicos, políticos, lliterarios (orales y escritos) dende’l propiu Reinu d’Asturies hasta los nuestros díes. ¿Qué ye, que naide se toma’l trabayu de comprobar si les afirmaciones que se dan nos llibros qu’estudien los nuestros rapazos son ciertes o falses? ¿Qué ye, que nun hai una Facultá de Filoloxía n’Asturies con un bon prestixu ganáu, pa nun consultar esos datos y eses afirmaciones? ¿Nun hai una Academia de la Llingua Asturiana cola que contrastar les opiniones de los inorantes autores del desaguisáu colexal? ¿Qué ye, que nun pue facese nada escontra unes editoriales que mienten y falséen al falar de la nuestra llingua con total impunidá? ¿Y el Gobiernu Asturianu? ¿Nun debería tomar partíu nun casu como ésti, que supón un insultu pa la cultura de nueso? ¿Nun intervendría, por exemplu, el Gobiernu Gallegu si se dixera que’l galego ye un castellán mal faláu que s’usa en dalgunes montañes de Galicia? ¿Pue dicise cualquier cosa ensin que tenga repercusión? Pues dalgo habrá que facer nel futuru. Porque nun podemos tar cruciaos de brazos mientres unes editoriales, en manes d’unos inorantes de mala fe, siguen afirmando que dos por dos son… cinco.

El “jorobu”

Diba tiempu que nun vía xugar al Sporting. El llevar tres xornaes imbatíu y con siete puntos nesti comienzu de la lliga, llevóme a ver dende casa (porque yera gratis) el partíu del Vicente Calderón. Yá sabéis el resultáu, metiéronnos el “jorobu”. Quiero creyer que’l xuegu que ficieron nun ye representativu de lo que saben y puen facer porque, si fuere asina, vamos de cabeza pa Segunda. Un equipu blandu, descoordináu, coles llinies separaes y onde caún paecía qu’andaba pel so llau. Amás ensin nenguna intensidá nes aiciones, perdíen tolos enfrentamientos ente xugadores al puntu qu’asemeyaben un equipu de paisanos escontra otru de “carajillos”. Como dicíemos de guah.es: “Dieronnos una mexada”. Nun quiero ensañame con ellos nin col so entrenador porque entá ye mui ceo y tol mundu pue tener un mal partíu, pero a onde me lleva esto ye a nun volver a velos xugar nuna bona temporada. Colo contentu que taba, ya me fadiaron la tarde. En fin, esto ye lo qu’hai.

Averíes sospechoses

Yo creo que ye la CIA, pero podría tratase mui guapamente de la KGB, El Mossad o el MI5. El casu ye que llevo un tiempu nel que dalguién ta saboteándome’l blogue y dándome más guerra qu’aquella del Golfo. O de los golfos, porque hubo más d’un. Y como les desplicaciones de “servidores”, “plantiyes” y otres monsergues pol estil nun les entiendo, nin a los mios años espero entendeles nunca, ye polo que recurro a los Servicios Secretos internacionales qu’ehí yá sé con quién trato. Total, que depués d’unos díes ensin enllenar de babayaes l’espaciu interneteru (si ye que ye un espaciu y non una nebulosa espacial), torno de nuevo a poner delles ocurrencies pa entretenimiento de los ociosos y roxura de los críticos, que de too hai nel llagar del Señor. Bienveníos, otra vuelta, a esti blogue (a ver lo que dura)

OLIVANDO

escudo_sportingQUE NUN TOQUEN EL NOME.- Vienen agora estos sportinguistes de nuevu cuñu y piensen que, porque ocupen altos cargos nel equipu, tienen drechu a cambiar el nome tradicional del nuestru campu de fútbol: El Molinón. El presidente del Sporting nun ta ehí elexíu por naide, nin por ser el más sportinguista de toos, sinón solamente porque ye’l que tien más perres. Igual podía ser un d’esos árabes y querer que se punxere al campu el nome de “La Meca”. Hai coses coles que nun se pue xugar, los nomes tradicionales ye una d’elles. El Molinón ye nestos momentos el campu de fútbol más antiguu d’España y un de los pocos que caltién el nome orixinal. Eso ye más importante que toles perres que puedan da-yos a esos mercantilistes de a perrona que, amás, usurpen les funciones que namás correspuenden al verdaderu propietariu del estadiu: l’Ayuntamientu de Xixón. Nin acompañáu nin solu: El Molinón nun se cambia.

ACABAR COL RUIU.- Ya lo defendí munches veces: tol mundu tien drechu a divertise, faltaría más, pero nunca nun  pue ser a costa de facenos tragar a tolos demás un millardu de decibelios que nos dexen alloriaos, insomnes y atacaos de los nervios. La cosa ye más gorda y tien más repercusión cuando asocede nel centru del pueblu, como’l casu del Solarón. Pero los que tenemos una casina rural –la nuestra nel Altu Deva- tenemos d’aguantar les orquestes, al altu la lleva, de Quintueles, Quintes, Cabueñes, Deva, Pión, Granderroble, etc, etc. que, a veces hasta les seis de la mañana (Pión), nun te dexen dormir col tachunta-tachunta. ¿Qué ye qu’un pocoñín más baxo nun presta igual pa escuchalo o pa baillar?

MIERDA AL AGUA.- Paez que fue una falsa alarma, pero ta claro que colesEmisario submarino perspeutives actuales y tal y como tán les coses cualquier día les manchones de la mar van ser de mierda. Ye inconcebible qu’una ciudá de 250.000 habitantes nun tenga solucionáu’l problema de la depuración de les agües residuales. Porque eso del “emisariu submarín” nun ye más que tirar la basa un poco más lloñe. Lo curioso del casu ye sentir protestar a los socialistes del Ayuntamientu de Xixón que gastaron una estrapayada de perres nuna depuradora que resultó ser illegal. Pero eso sí, el gobiernu socialista del Principáu lo primero que dixo al ver la mancha fue: “¡Ai, eso nun ye competencia nuestra!” ¿Y lo d’Asturies Paraísu Natural? ¿O Xixón nun ta dientro d’Asturies? Habrá que trabayar toos xuntos pa ver de solucionar un tema tan gordu ¿non? Y non dexar que caún se les arregle como puea. Amás ¿quién respuende de tolos millones tiraos a la povisa y de tola la mierda que se ta tirando al agua, el maestru armeru?