close
Adiós a Juan José Plans

Adiós a Juan José Plans

2014-02-26Juan José Plans549Visitas

Yera d’eses persones “de Xixón de tola vida”. A les que ves, y saludes, un día sí y otru tamién y cola que siempre cambies un par de frases, sobre la marcha, al rodiu de dalgún actu cultural, una película, un proyeutu, una felicitación por dalgo llograo (en realidá yera yo’l que lu felicitaba a él, claro)

Recuérdolu de los años mozos (yo yera un poco más xoven qu’él) cuando, nuna faceta que naide recuerda, yera porteru de balonmanu del colexu de los Xesuítes. Nun podía pasar desapercibíu porque llevaba un chándal amariellu llimón que mancaba a los güeyos. Yo, que d’aquella estudiaba nel colexu rival, el Corazón de María, siempre quería que-y metieren doscientos goles, por ganar a los “odiaos enemigos” y, amás, pa que manchare aquel chándal amariellu que paecía sacáu de la tienda.

Llueu los dos crecimos y, a fuerza de coincidir en sitios y actos, ficímonos amigos. Nunca lo fuimos de grandesGrupu astur-llionés en Verines confiances, sinón más bien d’esos amigos de charra distendida ya intercambiu d’informaciones. Juan José yera una persona afable, cenciella y siempres mui bien informada. Taba al día en tolo que cincaba a la cultura y prestaba-y participar d’ella. Anque él nun lo prauticaba, yera mui receutivu al asturianu ya interesábase por tar al día no que yo escribía y lo que se facía en xeneral.

Namás tengo un semeya con él que yá la punxe n’otra ocasión, pero que me presta volver a poner esti día. Ye nos Alcuentros de Verines al rodiu de la Narrativa (el cuentu, más en concreto) onde coincidimos a lo llargo de tres díes representando a Asturies: el na parte del castellán y otros cuantos que díbemos pol asturianu. Por cierto, agora eso acabóse porque un asturianín de boquina, que dirixe agora los alcuentros, relegó a la nuestra llingua al “rinconín del bable”. Pero, bueno, eso nun vien a cuentu.

Siento nun poder dir güei al funeral que se-y fai a Juan José, por tar fuera d’Asturies, y unvío-y a tola so familia’l más sentíu pésame. Voi a echar de menos esi saludín que nos dábemos cuasi a diario (vivíamos mui cerque), y esa prosimidá suya en cualquier actu cultural pol qu’aterrizabes. Que la tierra-y sea leve.
Nota.- Na semeya, Juan José ye’l primeru de la izquierda d’arriba y yo’l terceru. Yéremos más mozos, claro.