close
Alón, Tomi Ungerer

Alón, Tomi Ungerer

Acaba cambiar de vida’l gran Tomi Ungerer: Pasa, de ser humanu a ser lleenda, cosa namás reservada pa unos pocos. Anque ñacíu en Francia fue, ésti sí, ciudadanu del mundu, pol que viaxó abondo. Siendo un mocín de venti años coló pa los EE.XX. onde residió per munchos años, enraigonándose na vida artística y política d’esi gran país, trabayando pa periódicos tan prestixosos como “The New York Times”, o “Life”. Coles sos ilustraciones en carteles, participó en protestes escontra la guerra de Vietnam y tamién escontra’l racismu o’l mal tratu a los animales, lo que lu fizo ser vetáu por munches editoriales. Tamién fizo posters pa películes, como’l famosu de “Teléfono rojo, volamos hacia Moscú”. Pero l’aspeutu que más m’interesó a min fue’l d’escritor ya ilustrador de llibros pa neños, como los álbumes “Adelaida”, la cangura con ales que viaxa al mundu de los humanos y, depués de facer coses prestoses, fina casando con un canguru del zoo. O’l maraviosu de “Los tres bandidos” (na edición antigua de Miñón, non el de Kalandraka) qu’entovía tengo por casa, depués de ser llectura obligatoria pa distintes xeneraciones, y que cuenta la historia d’esos tres malos-malísimos bandidos que secuestren a Úrsula, la güérfana, y terminen montando una güardería pa neños y neñes güérfanos no alto d’un castiellu. ¡Qué pena que dalgunes persones tengan que morrer! En fin, guardarémoste nel recuerdu y nes guapísimes ilustraciones que nos dexaste, amigu Tomi. Que la tierra te seya leve.