close
Apagósenos un fueu grande

Apagósenos un fueu grande

2015-04-13Eduardo Galeano431Visitas

GaleanoMuerre Eduardo Galeano y muerre, por tanto, un fueu grande, según la so propia imaxe. Y nesti momentu de desolación y tristura, camiento qué suerte ser contemporaniu suyu. Poder conocer lo qu’el nos tresmitió en toos y caún de los sos llibros. Imaxino per un momentu que yo morriere, por poner una fecha, hai sesenta años y entós nada de lo que ta escrito por él esistiría. Gracies, pues, a la vida -como diría Violeta Parra- porque anque agora yá nun lu tengamos ente nos pa nunca enxamás, podremos relleer una y mil veces eses pallabres de so, que siempres lleguen, primero al corazón y llueu a la conciencia. Benditu Galeano: que’l dios nel que creyeres, o la nada si esa yera la to idea, t’acueyan nel so somantu. Tendremos qu’avezanos a vivir ensin ti.

El mundo

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.
A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.
El mundo es eso –reveló- Un montón de gente, un mar de fueguitos.
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.