close
Café con Ángeles Carbajal

Café con Ángeles Carbajal

Quedo pa tomar un cafetín y charrar un poco con Ángeles Carbajal, y pásame dos poemarios suyos. El primeru yá lu conozo, ye’l que ganó -merecidísimamente- el Premiu Tiadoro Cuesta del que yo tuvi la suerte de ser Xuráu. Titúlase “En campu abiertu” y ya falé d’él con ocasión del fallu. Por cierto, y abriendo un paréntesis invisible: ¿nun debería ser d’obligáu cumplimientu remitir un exemplar del llibru a los miembros del xuráu, o ye muncho pidir? Paezme un detalle de mínima cortesía. Zarro’l paréntesis.

Dicía qu’Ángeles presentóse con dos poemarios, ésti del que falé y otru, escritu en castellán, que data del añu 2002 y lleva por títulu: “La sombra de otros días”. Acabo echa-y una güeyada y yá hai dellos poemes que m’engancharon. Ta claro que nun fuimos nosotros -los xuraos- los que descubrimos a esta poeta. Yá lo yera dende va munchu tiempu. Y torna la eterna entruga que siempre se fai ún cuando llee poesía: ¿Cómo pue ser que dalguién al que cuasi nun conoces, o nun conoces n’absoluto, nacíu n’otru entornu, quiciás n’otra dómina, con unes circunstancies vitales tan distintes de les tuyes, seya capaz de tresmitir les mesmes emociones que tu sientes, de dicir unes pallabres que tu estaríes dispuestu a firmar…? Esa ye la grandeza de la poesía, y dígolo yo que nun soi gran llector de poesía, pero que cuando lleo dalgo que me presta ye capaz de conmoveme. En fin, en realidá lo único que quería facer yera dar cuenta del recibu de dos prestosísimos poemarios d’Ángeles Carbajal, agradecé-ylo publicamente, y desea-y que siga escribiendo y ufiertándonos coses como éstes. Y agora, un poema del so llibru en castellán, un poco al debalu, pal que lu sepa esfrutar:

TARDE DE JULIO

Tu carta se quedó inacabada
en el último renglón de la melancolía.

Llueve.
La habitación, casi a oscuras,
es una burbuja.
Detrás de los cristales
un cielo impetuoso
golpea lo que debiera deshojar;
verdes ramas
que hubieran debido ser nuestras
y son de la tempestad y de la lejanía.

Crece la humedad entre las piedras
de la casa que guarda a contraluz
otras vidas que fueron
realidad y sueño, prisioneras del tiempo.
Ellas conocieron también
esta verde soledad mojada de frío;
gotas de lluvia verde cayendo solas,
mojándonos de ausencia, mojándonos de sueño.

Mojadas están las cartas que escribió
la melancolía de la vida que huye
cuando tú no estás y la tarde
es tan sólo una tormenta de verano
y de nunca más.