close
«Como yéramos»

«Como yéramos»

2023-07-02657Visitas

Esi ye’l títulu del últimu llibru del anterior Premiu Nacional de Lliteratura, Xuan Xosé Sánchez Vicente, acabante de salir en llibreríes y col que tuvi’l placer de presentar los mios cuentos de fútbol, recoyíos en «Un par de botes». Quiciás por casualidá, o igual por edá, peme que, anque los cuentos de Xuan Xosé y los míos son mui estremaos, tienen de dalguna manera dalgo de complementarios. Nun voi a insistir nello porque eso daría pa otra entrada distinta d’ésta y lo que yo quiero, equí y agora, ye falar (o escribir) de los d’él.

«Como  yéramos» atropa 14 cuentos inéditos (menos un publicáu en LNE) que podríen agrupase en dos estayes bien diferenciaes: los trece primeros son mui homoxéneos en tiempu, temática y personaxes, al puntu que podríen formar distintos capítulos d’una mesma novela. Los caberos tres compónenla, una pequeña pieza teatral, una especie de memoria novelada y un cuentu pa rapazos que se desendolca n’actualidá. Toos ellos perfaen una obra aparentemente cenciella, d’un xéneru que podría considerase costumista, pero que’n realidá enzarra una güeyada mui aguda sobre los años de la posguerra española. Una güeyada qu’asoleya toles servidumes, toles miseries, tolos suaños esbayaos d’unos seres que lluchen por aflorar nuna sociedá mísera, que tien como única posibilidá de salvación la fuxida al estranxeru. La emigración… o la suerte, que nun suel ser abonda pero que, dacuando, pudiere algamate.

Asina, ente «ciudadeles» y casines probes pa probes, vamos viendo lo difícil que fue pa munchos de los nuestros antepasaos, güelos ya inclusive padres, sobrevivir con un aquello de dignidá a la falta de trabayu o a los mil emplegos qu’había que facer, non pa llegar a fin de mes, sinón mesmamente pa llegar al día siguiente. Cuentos que se lleen con un ciertu «aforfugu», porque prestaríate poder entrar nes páxines del llibru pa echa-yos una mano a los protagonistes d’unes vides tan escures, tan -diba dicir- inútiles, anque la vida humana siempre tien una xustificación, nunca ye inútil del too.

Son estos cuentos de Sánchez Vicente de lo más guapo que tien escrito en narrativa, si ye que podemos emplegar la pallabra «guapo» a unes histories que seríen (y quiciás lo son) sórdides, a nun ser pol toque d’humanidá que l’autor consigue tresmitir a los sos personaxes pa que consigamos velos como lo que son: persones desdichaes nun mundu que los maltrata. Falamos, pues, de perdedores, anque cuasi siempre, por mor de la mano del autor, consigan salvar la so dignidá. Pequeñu/gran llibru, pues, d’un escritor que tovía tien munches coses que nos contar. Dafechamente recomendable.