close
«Cosas de uno»

«Cosas de uno»

2009-05-18Benedetti506Visitas

Yo digo ¿no?
esta manobenedetti-2
que escribe mil doscientos
y transporte
y Enero
y saldo en caja
que balancea el secante
y da vuelta la hoja
esta mano crispada en el apuro
porque se viene el plazo
y no hay tu tía
que suma cifras de otros
cheques de otros
que verdaderamente pertenece a otros
yo digo ¿no?
esta mano
¿qué carajo
tiene que ver conmigo?

Cuando ún trabaya na oficina d’un Bancu durante 30 años, ¿cómo nun sentise identificáu colos «Poemes de la Oficina» de Benedetti? Con eses tardes nes que se suaña con «ver» l’aire, el ríu… En caleyar silbando un tangu amargu, con esa esperanza que cabe nun dedal. ¿Cómo nun achisbar al «nuevu», col so traxe entá ensin arrugar, la so forma de sentase cuidiando les rodiyeres, escribiendo ensin borrones hasta les siete menos cinco. Sobre too, si col tiempu tu yá t’agaches demasiao, y la to mano yá nun ye tuya…

Morrió Benedetti.

El mio últimu cuentu, publicáu na Revista Lliteratura nº 26, lleva por títulu «La tregua» y tien una dedicatoria: «A Mario Benedetti, claro». Porque-y coyí prestáu’l títulu d’una de les sos noveles. Nella, como nel mio cuentu, ún dase cuenta de que la felicidá ye un bien escasu, que dura poco. Ye namái una tregua que nos da la vida pa volver a golpianos, otra vuelta, con dalguna amargura, con dalgún dolor.

Morrió Benedetti.

Un día él dionos les «Gracies pol fueu». Güei tendríemos que-y dicir: «Les gracies a ti, collaciu, amigu».

Morrió Benedetti.

Morrió un paisano.