close
¡Dexen en paz a los cuentos clásicos!

¡Dexen en paz a los cuentos clásicos!

Na novela distópica de George Orwell, «1984», el protagonista Winston Smith trabaya nel Ministeriu de la Verdá. La so misión -paradóxica- ye la de reescribir la historia pa que vaya acordies colos deseos del Gran Hermanu. Nun importa, entós, lo que paso, nin por qué pasó, sinón que nun contradiga lo que’n cada momentu son los petites del que manda na sociedá.

Como cada vuelta la realidá se paez más a la ficción, hai agora determinaos grupos de persones (muyeres na so mayoría, pero non toes) que, nuna nueva versión de la gran novela d’Orwell, pretenden reescribir la historia, nesti casu lliteraria. Asina, como ignoren cómo y pa qué ñacieron los cuentos clásicos, quieren esanicialos cola sida de que son machistes y dexen a les muyeres en mal llugar. Vamos, lo politicamente correuto nel momentu presente. Lo que nun saben estes persones ye lo que cualquier llibru de psicoanálisis esclaria nun momentu, les claves ocultes que tienen. Podríen averase, por exemplu, a la obra de Bruno Bettelheim: «Psicoanálisis de los cuentos de hadas» y ver el significáu qu’esos cuentos que pretenden cambiar tienen, al marxe de la so lliteralidá. Como diz el profesor Bettelheim na so introducción: «…los cuentos de hadas enseñan bien poco sobre las condiciones específicas de vida en la moderna sociedad de masas; estos relatos fueron creados mucho antes de que ésta empezara a existir. Sin embargo, de ellos se puede aprender mucho más de los problemas internos de los seres humanos, y sobre las soluciones correctas a sus dificultades en cualquier sociedad, que a partir de otro tipo de historias al alcance de la comprensión del niño».

Nel casu concretu del cuentu que quieren camudar, podría añadise, siguiendo tamién a Bettelheim, que «Capiellín coloráu» (o «Caperucita roja») «de forma simbólica, proyecta a la niña hacia los peligros de sus conflictos edípicos durante la pubertad y, luego, la libera de ellos, de manera que puede madurar libre de problemas». Lo cual el profesor austriacu desvela, xunto con otros cuentos populares, a lo llargo de les 460 páxines del so llibru.

Son llibres les proponentes que quieren reescribir la historia, d’escribir tolos cuentos que quieran politicamente correutos, nos que les muyeres, y nun sólo elles, seyan les protagonistes y corran les aventures qu’imaxinen. Yo anímoles a ello, porque ye cierto que gran parte de la LLIX que se fai agora sigui teniendo un tinte machista pero, por favor, dexen en paz a los cuentos clásicos, col so mensaxe de sieglos pasaos y los sos secretos d’iniciación y aprendizaxe. Nun too ye intercambiable.