close
El Día de la Biblioteca

El Día de la Biblioteca

Talamente paez que vivimos col tiempu suspendíu, y que too esto de Cataluña ye una especie de “Día de la marmota” en que los mesmos argumentos se repiten ensin llegar nunca a bon fin. Pues yá va siendo hora de fender el sueñu de “la Bella Durmiente” y principiar a tratar otres coses d’interés. Polo menos pa min. Asina que per unes hores aparcamos insultos y descalificaciones pa falar del Día de la Biblioteca.

L’entamu de dicha cellebración cuerre a cargu de l’Asociación Española d’Amigos del Llibru Infantil y Xuvenil, anque col títulu en castellán, claro, y nel que nun figura l’asturianu por nun ser oficial (espaciu pal bla, bla, bla… que toos conocemos y dar les gracies al PP y a Ciudadanos que nun ven polémica cola llingua). La fecha escoyida ye la del 24 d’ochobre, y vien cellebrándoses dende 1997 n’alcordanza de la destruición de la Biblioteca de Sarajevo incendiada nel 1992 durante la Guerra los Balcanes. Esti Día ñació pa treslladar a la xente la importancia de les biblioteques como llugar d’alcuentru de los llectores, de toles edaes, cola cultura, y como un instrumentu de meyora de la formación y la convivencia humanes.

Cada añu encárgase a un escritor y a un ilustrador la fechura del testu y del cartelu que, llueu, va a distribuyise ente toles biblioteques d’España, asociaos ya interesaos. Pa esti añu escoyóse a Alejandro Palomas, escritor catalán, que fue’l ganador del Premio Nacional de Literatura Infantil 2016  (otru bla, bla, bla… y nueves gracies al PP y Ciudadanos porque tampoco pueden escoyer a un asturianu), y al ilustrador madrileñu Manuel Marsol, últimu ganador del importantísimu Premiu Internacional de Ilustración Feria de Bolonia.

El cartelu ganador ye esti qu’ufierto yo nel blogue, y el testu, que nun reproduzo por falta d’espaciu, lleva por títulu “Como Mary Poppins pero sin volar”, nel que compara a les bibliotecaries con esi conocíu personaxe de la lliteratura y el cine pa neños. Nun ta mal. Asina que vamos cellebrar esi día lo meyor que podamos y nun taría mal sacar un llibrín d’esos sagraos recintos y echa-y una güeyada en conmemoración. ¡Feliz día!