close
“El hombre de la dinamita”

“El hombre de la dinamita”

A los que somos fans de dalgún escritor yá fallecíu danos muncha rocea l’apaición de llibros nuevos, nunca publicaos, d’esi autor predilectu, porque siempre da pa pensar si non serán frutu d’intereses editoriales o familiares. Cuando un llibru nun se publica en vida del autor, a nun ser que sea póstumu, pue obedecer a que’l propiu autor non lu quixo publicar y, polo tanto, habría que respetar la so voluntá.

“El hombre de la dinamita” apaez nel mercáu editorial cola consiña de que ta inédita “en español”, o seya que sí se publicó en vida del autor, pero paez que sólo en Suecia. Bueno, nun ye lo mesmo, pero asina y too empecé a lleela cola rocea de ser una obra primeriza. Taba enquivocáu, nun había llugar pa rocées porque la novela ye ablucantemente madura pa ser una primer obra.

Suelo nun atender a les frases propagandístiques o opiniones de renomaos críticos y escritores al rodiu de lo que voi a lleer, porque nun m’interesen muncho y, amás, cuasi nunca coincido colo que dicen. Pero ye qu’agora pónentelo per alantre y per atrás del llibru y neses “tirines” qu’arrodien la portada. Imposible nun lleelo. Asina que, ún principia la llectura cola idea de que, n’efeutu, va a enterase de lo que fueron “cinco décadas del movimiento obrero sueco”. Nada más lloñe de la realidá.

“El hombre de la dinamita” ye tolo contrario d’una obra panorámica, onde se despliquen los socesos de la clas trabayadora sueca nin de nenguna otra. Más bien a la escontra, esta ye la pequeña historia de Oskar Johansson, de profesión dinamiteru que, nel añu 1911, sofrió un gravísimu accidente llaboral nel que perdió una mano, un güeyu y parte d’otros órganos vitales. Y que sobrevivió pa siguir trabayando na mesma profesión que tenía, que pudo casase y ser medianamente feliz, y que tuvo tres fíos colos que nunca se llevó demasiao bien. Ye, por tanto, una escecionalidá dientro la clas trabayadora -pese a los munchos accidentes que se producíen naquella dómina- y en nengún casu pue ponese como modelu o representante de nada nin de naide. Sí ye cierto que, al contar la so historia, el llector ye consciente de les condiciones de vida -durísimes- que teníen los trabayadores suecos (per otru llau igual que nel restu d’Europa), tanto nel propiu trabayu como na so forma de vida, pero en nengún casu se detién la novela en narrar acontecimientos xenerales de les lluches sociales o sindicales de la Suecia de la época. Lo que conocemos, conocémoslo a través de la pequeña vida y de les pequeñes rellaciones del protagonista. La casa, la muyer, el trabayu, un poco los fíos, otro poco los amigos, sobremanera’l narrador, del que nunca se nos diz el nome, pero que bien ceo vemos que ye’l so meyor amigu. Y por fin, la xubilación y el retiru a una islla desierta onde vive nuna chabolina los meses del branu.

Y ye que, amás, la novela ta estructurada pa esi fin.  Pa danos cuenta de la vida de Oskar Johansson, caminando alantre y atrás nel tiempu, cuntándonos les coses como nun diariu, o un cuadernu d’apuntes. Coses sencielles, pensamientos íntimos al rodiu de la so vida o la so minusvalía, anque siempre cola meta utópica de qu’habría que facer “la revolución” pa que les coses meyoraren, pero ensin estremar qué revolución, nin que coses habría que meyorar. Como un “mantra” d’aspiración a dalgo meyor que lo qu’él tuvo. Ye, pues, una novela detallista, que camina despacio, que se detién en coses nimies pero que, al tiempu, son importantes pa él. Y ye tamién una novela triste, anque’l personaxe nos fale de lo bien que se llevaba cola muyer, o esfrute charrando y pescando col so amigu nun confín del mundu. Un obra madura, repito, pa ser una primer novela, que yá apuntaba al gran escritor en que llueu se convirtió Henning Mankell, un de los grandes.