close
El mio homenaxe a Marial

El mio homenaxe a Marial

Cellebróse esti día, nel Salón d’Actos del Antiguu Institutu Xovellanos, el cabudañu de María Elvira Muñiz, la querida Marial, que xusto agora va un añu que falleció. L’actu, dirixíu pol so amigu (y míu) Francisco Álvarez Velasco, tuvo mui interesante y emotivu, dende les pallabres que dixeron los cellebrantes, pasando pol vidiu de recuerdos de María Elvira, y finando pola llectura dramatizada a cargu de los alumnos de la Escuela Superior de Arte Dramático. Tamién participó xente del públicu pa ensalzar la figura de l’antigua profesora y caderalga. Quiero sumame a esti sentíu homenaxe, volviendo a poner nesti blogue les pallabres que, a la so muerte, escribí con cariñu pa la mio profesora y amiga y, amás, poniendo una semeya de la prestosa dedicatoria que me punxo nel añu  1990, nel so llibru “Escritores de Gijón”, editáu pol Atenéu Obreru. Seguro qu’a ella-y prestaría:

¡ADIÓS, MARIAL!

“Yera una d’eses persones que te paez que nun van esapaecer nunca. Que siempres van tar ehí, pa que puedas saludala, consulta-y dalgún datu, aprender dalgo nuevo d’ella. Anque llevaba un tiempu llargu malina, nun dexa de sorprendeme la so muerte. Por eso, porque forma parte de la mio memoria personal. D’esos recuerdos que suelen viaxar contigo. Diome clase nel antiguu Institutu Xovellanos y anque yo nun destacaba muncho nel cultivu de Talía -tenía otres coses más importantes que facer- siempre me trató con ciñu y consideración. Col pasu del tiempu perdímonos la  pista y yá unos cuantos años depués recuperámosla cuando me llamó pa entrugame por unos datos, nun recuerdo mui bien sobre qué, pa un trabayu que taba terminando. Llueu pagómelo con creces pues eché mano d’ella n’abondes ocasiones, sobre too con motivu de los  mios trabayos sobre don Enrique García-Rendueles, amigu y compañeru suyu de maxisteriu. Y por eso, la mio edición de les “Obres (in)completes de don Enrique García-Rendueles” ábrese na so primera páxina con estes pallabres: Esti trabayu ta dedicáu a María Elvira Muñiz, profesora y amiga.

Munches anéudotes podría cuntar de la mio rellación con ella, dalgunes yá rellataes en publicaciones míes, pero’l meyor recuerdu que me va quedar d’ella ye una dedicatoria que me punxo nel so llibru “Escritores de Gijón”, publicáu por Atenéu Obreru de Xixón y que diz, escrito con lletra piquiñina y aseada: “Para Vicente García Oliva, mi antiguo alumno en el Jovellanos, con admiración sincera por su obra literaria”. Seguro que nun yera verdá, pero fízome mui feliz con ello. Descanse en paz, la mio querida Marial.”