close
Entrega de los Premios de la Crítica 2017

Entrega de los Premios de la Crítica 2017

Asistí, como xuráu que fuí de dalgún de los premios que se dieron (los dos de Narrativa en castellán y asturianu), a la entrega que se fizo nel Aula Magna del Edificiu Históricu de la Universidá d’Uviéu. Como supongo que tol mundu tará enteráu pola prensa o la TPA del desarrollu del actu, pongo namás dalgunes impresiones personales al rodiu del tema.

Ye un méritu grande por parte l’Asociación d’Escritores d’Asturies el siguir cellebrando estos premios, añu tres añu, pese a la que ta cayendo, y nun fai falta entrar en más desplicaciones. Un méritu encabezáu pola infatigable Esther García López, que pese al so delicáu estáu de salú por mor d’una cayida, fue una vuelta más omnipresente a lo llargo de la tarde. L’actu tuvo la solemnidá necesaria, pese a qu’hubo, al mio paecer, delles coses que la empañaron. La primera ye’l presentador que, con tolos mios respetos, nun da la talla pa un ceremonial como’l que se requier. Seguro que ye una gran persona y un gran trabayador na asociación, pero nidiamente nun val pa esi menester. La segunda cosa que me “rinchó” fue la llegada d’un de los premiaos venti minutos tarde, cuando yá taba avanzáu l’actu, causando un pequeñu marabayu, ya interrumpiendo’l normal desendolcu del mesmu.  Y nun quiero amestar más nada, anque motivu pa ello habría. Nidiamente pue haber causes de fuerza mayor pa cualquier retrasu, pero sí ye asina habría que les dicir por respetu a los organizadores y al públicu asistente. Nun fue’l casu. Tamién me paeció redundante qu’hubiere dos intervenciones que se solaparon, como fueron les de la glosa al fallecíu Mariano Arias Páramo, Premio de Las Letras Asturianas a títulu postumu. Hubo una primera glosa a cargu del poeta Javier Almuzara, y una segunda que lleó la propia Presidenta, al marxe de les sos pallabres protocolaries yá pronunciaes.

Nel apartáu de lo que sí me prestó fue la incorporación d’unes actuaciones musicales a cargu de dos moces del Conservatoriu, vigulín y chelo, qu’interpretaron unos guapos temes de música clásica. Tuvieron bien, y dieron una mayor consistencia al actu faciéndolu más solemne y entreteníu. La intervención de Javier Almuzara, amigu personal de Mariano Arias, fue mui emocionante y lliterariamente mui bien llograda, recibiendo por ello una gran ovación. El premiu a títulu postumu fue recoyíu pol hermanu (creo que ximielgu) del autor uvieín, el historiador del arte Lorenzo Arias, el mayor especialista en Prerrománicu que tenemos y que, pese a que lo llevaba por escrito, nun pudo cuasi articular pallabra por una emoción que lu fizo tar llorando tol tiempu. Púnxosenos un gran ñudu nel gargüelu. Los premiaos tuvieron regular nes sos curties intervenciones, echando en falta que’l del premiu de poesía nun lleere un poemín que tamién diere coloríu a la cellebración. Y los intervinientes d’estamentos oficiales cumplieron tamién, ensin escedese. La meyor, Esther García.

Y asina finó esti actu entamáu pola Asociación d’Escritores, a la que vuelvo a felicitar pol so bon llabor en favor de los que nos dedicamos, con meyor o peor aciertu, a trabayar nesi dificil campu que ye la creación lliteraria. Ánimu y a polos premios del 2018.
(Semeya El Comercio)