close
“Ex libris”

“Ex libris”

Títulu: “La niña perdida”

Autora: Elena Ferrante

Torna: Celia Filippeto

Editorial: Lumen

Añu: 2015

UNA MUI BONA TETRALOXÍA.- Tenía fecha la crítica de los dos primeros llibros de la tetraloxía “Dos amigas”, de la misteriosa autora Elena Ferrante que, como sabemos, ye l’alcuñu d’una persona desconocida. Dende entós, lleí los otros dos tomos de la saga, “Las deudas del cuerpo” y esta cabera de “La niña perdida” y cuasi prefiero facer una valoración xeneral de tola obra qu’esmenuzar llibru a llibru lo que me falta.

Y la valoración xeneral de los cuatro llibros ye que tamos ante una tetraloxía mui interesante, que cuenta la vida y la rellación ente dos amigues de la infancia y el so posterior desarrollu vital y profesional. Lila y Elena caltienen una rellación d’amor/ odiu que s’allarga durante los cuatro llibros, hasta danos la impresión de que la una nun tien sentíu ensin la otra. Que la dependencia sicolóxica de dambes -más d’Elena por Lila qu’al revés- va a marcar les sos vides dende los primeros xuegos  -peligrosos- coles moñeques de trapu, hasta que l’autora escribe la pallabra “Fin” na última páxina de la tetraloxía. Y nun puedo cuntar más pa nun “destripar” l’argumentu de la obra.

El mayor aciertu de l’autora reside, al mio modestu talantar, nun perfeutu diseñu de los personaxes. Por supuestu les dos protagonistes, pero tamién tolos demás que van apaeciendo na novela (nes noveles) y que formen un microcosmos de la ciudá de Nápoles, de los sos deterioraos barrios, de la so violencia peles cais, pero tamién de la intelectualidá de Milán, de Turín…  El meyor de toos ellos, una gran Lila, personaxe central de la obra, eternamente presente anque non lo estuviere físicamente. Modelu p’atrayer o pa refugar o dambes coses al mesmu tiempu. Ella ye la que mueve la mano y la conciencia de la so amiga Elena Greco, escritora, que ye la que cuenta la historia, y que tolo que fai, tolo que cellebra, tolos sos ésitos o fracasos, tienen de pasar pol tamiz, pola peñera, de la so amiga, cuasi ensin estudios, pero d’una intelixencia y una clarividencia que la fai siempre replantegáselo too en función de les sos opiniones. Xunto a elles dos, maxistralmente diseñaes, repito, abeyen maridos, fíos, padres, amigos y enemigos del barriu, intelectuales daveres o falsos, y una ciudá que cambia pa siguir siendo siempre ella mesma.

Ye cierto tamién que les cuasi 2000 páxines de la saga fáense, dacuando, un poco repetitives. Qu’hai determinaes situaciones y escenes, que podíen guapamente suprimise. Qu’hai altibaxos nel pulsu de la narración. Pero un nun dexa de lleer siempre con interés les vicisitúes poles que van pasando les dos mocines, interesáu por saber siempre un poco más, entrugándose a ónde diran a parar les sos vides, tan distintes pero, al tiempu, tan xuníes pese a les distancies que, a veces, surden ente elles.

Nun sé si “Elena Ferrante” será una muyer o un paisano. Pero lo que sí sé ye que, en cualquiera de los casos, trátase d’un gran escritor/a. Que nun vos dea galbana metevos cola llectura de los cuatro tomos, pues de xuro que vais a esfrutar con ella.