close
«Ex Libris»

«Ex Libris»

2010-03-24Antonio Machado428Visitas

figura-de-llectorTítulu: «Ligero de equipaje»a-machado

Autor: Ian Gibson

Editorial: Aguilar

Añu: 2006

Trátase, como pue desprendese del títulu, d’una biografía del gran poeta andaluz Antonio Machado, escrita por Ian Gibson. L’escritor, afincáu n’España, ye especialista nel xéneru biográficu, destacando les dedicaes a Lorca, Dalí o Queipo de Llano.
Ligero de equipaje detalla la vida del poeta sevillanu, dende los sos primeros y felices díes nel Palaciu de les Dueñes de la capital sevillana, hasta los últimos, enfermu del cuerpu y del alma, nel Hotel Bougnol-Quintana del pueblín francés de Coilloure, onde fallez el 22 de Febreru de 1939. Pente medies d’ello, y a lo llargo de les cuasi 700 páxines del llibru, vamos viendo cómo fue la infancia y la xuventú de Machado, la rellación colos güelos, los pás y los hermanos. Les rellaciones familiares colos intelectuales de la época. La Institución Llibre d’Enseñanza y l’empiezu de la so carrera lliteraria. Les estancies en Soria, Baeza y Segovia como profesor d’institutu. El so problemáticu matrimoniu con Leonor Izquierdo, que necesitó permisu papal pues yera menor d’edá y la prematura muerte d’ésta, añu y mediu más tarde. L’alcuentru, yá en Segovia, con Pilar de Valderrama, la so musa Guiomar, que tantos problemes de cabeza-y diere. La llegada de la II República, a la qu’él contribuyó y, por fin, la Guerra, l’éxiliu y la muerte.

Dende un puntu de vista personal, la primer parte del llibru resultóme un poco «pesada», mentanto que la segunda fue tolo contrario, pero seguro qu’eso ta influyío polos acontecimientos hestóricos que la encadarmaron. Quiciás la parte más conseguida de la biografía ye la que se refier a la so rellación con Guiomar. Pilar de Valderrama, escritora aficionada con ansies de medrar, yera una muyer casada (anque con dificultaes nel matrimoniu), católica y con tres fíos, qu’enamoró a Machado la primer vez que lu fue a ver a Segovia. Ella quixo que la so rellación fuere d’amor platónicu, anque él andaba más por compartir tamién lo físico, cosa que-y causó, y asina lo recueye la so correspondencia, abondos problemes sicolóxicos. La impresión que da la llectura del llibru ye que, la de Valderrama utilizó a don Antonio pa facese un sitiu na poesía, anque nun digo que nun-y prestara esi tipu de rellación eterea con un autor yá consagráu como Machado. El casu foi que’l nuestru poeta quedó, como diz el refrán popular, «cola cabeza caliente y los pies fríos».

Tamién ye mui interesante’l vínculu que caltuvo col so hermanu Manuel, col qu’escribió unes cuantes obres teatrales, dalguna de gran ésitu, como La Lola se va a los puertos, y col que compartió tertulia lliteraria durante munchos años. Manuel, con un calter dafechamente distintu y contrariu a Antonio, yera un poeta correutu, más festivu, anque con menos fondura. El día que se produxo’l Güelpe Militar del 18 de Xunetu del 36, Manuel alcontrábase, cola so muyer, casualmente en Burgos por asuntos familiares. Nun pudo garrar l’últimu tren a Madrid y quedó en territoriu «nacional». Dende entós, y nun digo yo que nun fuere por salvar la propia vida, dedicóse a escribir sonetos a Franco, a Jose Antonio y al Alcazar de Toledo, lo cual tuvo de ser una puñalada nel corazón del so hermanu, que siempre abangó tol so esfuerciu y los sos escritos en defensa la República. La crónica de los últimos díes d’un Antonio Machado, vieyu y enfermu, cargando con una madre de 85 años y, seguramente, Alzheimer, camín del exiliu francés, son unes de les páxines más tristes qu’enxamás lleere. Los dos, madre y fíu, muertos nun espaciu de tres díes, tán enterraos nel cementeriu de Coilloure.

El llibru ta completáu con cientos (sic) de Notes, una perfeutísima bibliografía y un exaustivu Índiz Onomásticu, lo que-y da un valir al trabayu casique d’obra definitiva. Sicasí da la impresión de tenese sacada con un pocu priesa, poles faltuques d’imprenta que puen atopase. Y tamién hai, al mio xuiciu, un fallu d’interpretación respéutu a una persona. Na páxina 604, falando de les personalidaes que diben a ver a don Antonio, abellugáu yá en Barcelona, na Torre Castañer, esperando la so salida d’España, cítase ente elles a las (visitas) dominicales del maestro Gustavo Torner, especialista en las canciones populares españolas (…) que daban lugar a que se abriera el viejo piano de la marquesa de Moragas y la música alegrara un poco aquel ambiente triste y cargado de tétricas premoniciones. Pa referise más alantre a la interpretación de dellos temes populares.
Abúltame qu’al personaxe al que se refier Gibson, citando al hermanu d’Antonio Machado, José, que tamién taba nel llugar, ye al «nuestru» don Enrique Martínez Torner, el del Cancioneru Popular Asturianu, qu’estudió na Residencia d’Estudiantes, que conoció a Lorca, al que-y apurrió les «Nanes» coles qu’ésti trabayó llueu, que fue un republicanu fiel y que, a la fin de la guerra, tuvo qu’exiliase n’Inglaterra.  El Gustavo Torner que se conoz, pintor y escultor, debía tener d’aquella 10 0 12 años o seya que ye imposible que fuere él. Polos datos suministraos, abúltame que ye un erru que debiere correxise en socesives ediciones de la obra.

Pa finar, dicir que Ligero de equipaje, ye una obra imprescindible dafechu pal que quiera conocer, en detalle, la vida y el trabayu d’esi gran poeta que fue don Antonio Machado Ruiz. Sic transit gloria mundi.