close
«Ex libris»

«Ex libris»

2011-03-08IlustradoSyjuco450Visitas

Títulu: Ilustradoilustrado

Autor: Miguel Syjuco

Traducción: Victoria Alonso Blanco

Editorial: Tusquets Editores

Añu: 2010

EL CLUB DE LOS «SUPERVALORAOS».-  Alcuérdome d’una película de Woody Allen, creo que yera «Manhattan», na que la protagonista, Diane Keaton, y el mozu col que salía, cenaben con Woody y la encantadora Mariel Hemingway que tamién formaben pareya. Al salir, la Keaton, en plan sofisticáu y «pedante» ríase col so mozu d’un inventu qu’ellos crearen, al que llamaben «El Club de los supervaloraos», nel que metíen a toos aquellos intelectuales, artistes, etc. que, a xuiciu d’ellos, tuvieren socialmente valoraos penriba de los sos merecimientos. Woody Allen indignábase porque, cuasi tolos citaos, yeren de los sos favoritos (ente ellos, un tal Van Gogh). Faigo esta introducción pa propone-yos a la Keaton y al so mozu, con efeutu retroactivu, al autor d’esta novela, Miguel Syjuco, como miembru de númberu del  Club.

Precedíu por unos comentarios «escelsos» de periódicos como The Guardian, The Washington Post y dellos otros, onde empleguen términos como «lectura deslumbrante», «osada narración literaria», «humor desternillante», «humor satírico» y sobre too «gran obra» (too ello vien incluyío nuna bandina qu’arrodia’l llibru), ún atópase, lleendo la obra, con una novelina del montón, más bien aburría, ensin plizcu de gracia (polo menos pal mio sentíu del humor) y na que la «gran novedá» ye que ta fecha como una especie de puzzle onde s’amiesten coses variaes, nenguna d’elles d’interés.

syjuco1N’efeutu, el pretestu ye escribir la biografía d’un paisanu qu’apaeció muertu, un tal Crispín Salvador, que nun sé si esistió daveres o non (espero que non), por parte del mocín de la novela que, al paecer, yera amigu suyu. Y pa ello, va atropando diversos testos al rodiu del muertu, cachos de noveles, entrevistes que-y ficieron, etc. Y xunto a ello, un doble narrador: el propiu qu’escribe la biografía, que lo fai en primer persona, y un segundu narrador neutral que repite dalgunos cachos en tercer persona. Tou esti aparatu «de carpintería» pa mui poca cosa, porque nin los cachos de novela, esllabazaos y ensin gracia, nin les supuestes entrevistes, de contestaciones pretencioses, nin la doble recontadiella de los andares del mocín, d’un sitiu a otru de Manila, tienen nengún interés. Esa debe ser la «sofisticación literaria» de la que fala’l prestixosu Washintong Post. ¿Tan faltos d’autores interesantes anden los americanos p’aplaudir coles oreyes a un escritor «normalín»? Nin que dicir tien que la crítica española sumóse a la fiesta «encesamente». Nun hai como ser posmodernu.