close
“Ex libris”

“Ex libris”

Títulu: Vivir de nocheVivir de Noche

Autor: Denis Lehane

Torna: Ramón de España

Editorial: RBA

Añu: 2013

UNA NOVELA “PATRÓN”.- Si viniere un estraterrestre y m’entrugare cómo ye una novela negra, a qué me refiero con esi términu o cuales son les sos carauterístiques, depués de llevar un bon sustu, diría-y que lleere Vivir de noche de Denis Lehane.

Yá tengo falao n’otres ocasiones del autor del barriu de Dorchester, del que llevo lleíes unes cuantes noveles, toes elles que podíemos encadarmar dientro’l llamáu xéneru negru, anque ca una d’elles coles sos carauterístiques. Porque poco tienen que ver Mystic River con, por exemplu, Shutter Island y ye que, precisamente esa variedá d’estilos, d’argumentos, ye una carauterística del escritor norteamericanu. Va pocu tiempu reseñé Cualquier otro día, que recueye una importantísima güelga de policíes qu’hubo en Bostón nel 1919 y la llucha de los negros por emancipase, xunto col nacimientu de sindicatos y movimientos políticos violentos. Ésta que detallo agora ye, en dalguna forma, heriede d’aquella, porque participa de dalgunos de los personaxes que salieron pero, en cambiu, nun tien muncho más que ver.

Denis LehaneVivir de noche fala d’unos años un poco más tardíos, en plena Llei Seca, onde ya les bandes de gangster yeren les dueñes de les calles. El protagonista ye Joe Coughlin, fiu menor del Capitán Xefe de la polícía de Boston y eso que se da en llamar un “bala”. Un calamidá que prefier el riesgu de la vida nes cais, xunto a los delincuentes davezu, que formar parte d’unos policíes corruptos y una llegalidá hipócrita. Rapaz llistu, xube na escala de los “fuera de la llei” hasta algamar un sitiu de vértigu. Sitiu del que tratarán d’emburrialu otros gangsters como elli.

Dicía lo del mio encabezamientu porque si hubiere, ehí en París, un edificiu d’esos de Peses y Medíes como pal Metru Patrón, empobináu a la Novela Negra, esi patrón podría mui guapamente ser esta novela. Hai nella tolos tópicos del xéneru: bandes de pistoleros, tráficu d’armes y de llicores, un amor condenáu de mano por ser la moza del xefe, una parte guapísima del subxéneru carcelariu que dexa a “Malamadre” como un boy-scout, asuntos políticos en Norteamérica, pero tamién na Cuba de Machado, onde un grupu de nacionalistes quieren cargáselu… En fin, la Novela Negra patrón. Pero, pesie a ser too ello milenta veces utilizao, Lehane fai que paeza nuevo y resplandiente, con unos diálogos tamién a  tonu col restu y un ritmu que va in crescendo hasta’l final.

En resume, puedo recomendar y recomiendo a tolos estraterrestres, y a los terrícoles que quieran entretenese, la llectura d’esta novela cola seguranza de que nun tarán perdiendo’l tiempu. O sí, porque perder el tiempu, nestos tiempos que cuerren, ye un privilexu.