close
«Ex libris»

«Ex libris»

2009-06-17Ken Follet536Visitas

Títulu: «Un mundo sin fin»un-mundo-sin-fin

Autor: Ken Follet

Torna: Anuvela

Editorial: Plaza&Janés

Añu: 2007

Dientro d’esi garapiellu d’autores que lleven el títulu de Best Seller, Ken Follet relluma con lluz propia. Dende aquella primer novela «El ojo de la aguja», llueu camudada nuna estupenda película entitulada «La isla de las tormentas», viose la facilidá que tenía l’autor pa llograr ambientes de misteriu ya intriga. Trames bien encadarmaes, meciendo realidá y ficción y con una llectura fácil qu’engancha al llector, el señor Follet llabró una merecida fama d’autor multitudinariu con balagares de seguidores. D’esta época quiciás la meyor novela seya «La clave está en Rebeca» que, anque sabes pola historia que Rommell perdió la batalla del desiertu con Montgómery, paezte qu’equí pudiere ganala.

Una vez agotáu esi filón, Follet cambió de rexistru con «un novelón medieval» («Los pilares de la tierra») que batió records de venta y que ye una especie de versión lightEl nombre de la rosa» (anque argumentalmente nun tenga nada que ver cola d’Eco) y que consiguió rellanzar la obra del autor galés.

Llega agora la que llamen «la continuación» d’aquella otra, «Un mundo sin fin», novelón de cuasi mil doscientes páxines, ambientada doscientos años depués y que, de continuación, namás que tién el nome de la ciudá.
Trátase d’un verdaderu culiebrón medieval, que nun tendría nada qu’envidiar a les obres radiofóniques de Guillermo Sautier Casaseca, como «Ama Rosa» o «Lucecita», o a esos más recientes televisivos como «Dinastía».

Con una fechura formal estimable, y una mui bona documentación de la época, Follet fai desfilar pela so novela guerres, crímenes, violaciones, fíos illexítimos, adulterios, monxes llesbianes, monxos hetero, y un llargu etcétera onde pienso que nun falta nenguna especia p’aderezar el guisu. Los personaxes son, como asocede nestos casos, mui bonos o mui malos, llevando la so bondá/maldá hasta llendes increyibles. Sigue l’autor esa corriente tan de moda d’entregar a les muyeres los papeles más fuertes (nun hai qu’escaecer que la mayoría de los sos llectores son muyeres) y, asina, Caris y Gwenda, cada una nel so estilu, son les que lleven la voz cantante nel drama que-yos toca/nos toca vivir. Personaxes mui bien descritos, pero que siempre actúen d’alcuerdu con un guión prestablecíu, ensin tener esos matices grises que tolos seres humanos tenemos. Hai tamién l’hermanu bonu (el mocín) y l’hermanu malu (el supervillanu), que tamién continúen la moda actual: el bonu ye’l feu ya intelixente constructor d’edificios y pacifista, y el malu ye’l «guaperes» cruel, anque valiente y decidíu que-y gusta guerrear y andar con muyeres. Xunto a ellos, toa una riestra de «secundarios», unos con más «papel» qu’otros, y dalgunos perbien descritos, como’l misteriosu Thomas o l’atrautiva Lady Philippa.

Con too ello (o gracies a too ello), Ken Follet afilvana una mui entretenida novela que, amás, danos a conocer cómo fueron aquellos años en que los siervos taben dafechu a merced de los sos señores feudales, el réximen de les ciudaes yera mui variáu y la melecina nun yera a contener a los miles de muertos causaos pola «peste negra». Y mitos, supersticiones y lleendes andaben al debalu nel maxín d’aquella xente qu’entovía tardaría un tiempu en superalos.

Novela, pues, que nun defraudará a «los amantes del xéneru» (anque abúltame que ye peor que la primera), y llectura recomendada pa esta época de folganza en qu’aporten les vacaciones y petez garrar un llibru entreteníu pa lleer na playa, si bien pesa tanto qu’hai que lu llevar con «trípode».

Como detalle final dicir que l’autor fue «ayudáu» (según él cita nos agradecimientos) por tres asesores históricos y seis asesores lliterarios. Voi probar a ver si funciona eso…

Leave a Response