close
«EX LIBRIS»

«EX LIBRIS»

2009-01-29401Visitas

el-chinoblog

Títulu: «El chino»

Autor: Henning Mankell

Traduc.: Carmen Montes Cano

Ed. Tusquets Editores

Tengo dicho en dalgún sitiu (creo que fue na entrevista que me ficieron pal llibru «Las novelas de Gijón») que l’autor suecu Henning Mankell ye un de los mios favoritos, y que la so coleición de noveles que tienen como «mocín» al inspector Kurt Wallander, merecen asitiase en llugar d’honor dientro de la lliteratura d’anguañu, nun sólo la policiaca, sinón de la lliteratura en xeneral. Otru día escribiré dalgo al respeutu.

Poro, l’atopame con dalguna reseña periodística (abúltame que fue en Babelia) denomando a «El chino» como la obra más importante espublizada en 2008 en cualisquier idioma, nun me garró de sospresa. Fiel a la mio cita con elli, merqué’l llibru y, saltando p’enriba d’un balagar de títulos qu’esperaben por mi, púnxime a lleelu.

El resume que saco de la so llectura ye que, trátase d’una bona novela (nin de llargo la meyor del autor), pero que en nengún casu tamos ante una novela policiaca.

Tres d’un primer capítulu perguapu, nel que siguimos el rastru d’un gran llobu que viaxe pela ñeve, nos xelaos paisaxes nórdicos, y los siguientes onde se descubren unos abegosos crímenes ensin xacíu aparente, la novela aparca la investigación policial y afonda nuna situación político-social que se va desendolcando n’estremaos continentes: Asia, América y África. La trama de la hestoria va amosándonos, como llectores, el panorama que ta desendolcándose nestos momentos en China, onde coesisten dos tendencies enfrentaes ente sí, y nun solamente coles pallabres: los que namás quieren un desarrollismu a toa costa, y un enriquecimientu rápidu al estilu del capitalismu más xabaz, y los que nagüen porque’l Partíu siga controlando la situación, cola amenaza d’unos millones de campesinos famientos que tán a puntu d’invadir les grandes ciudaes pa gociar, ellos tamién, de les «delicies» del progresu.

Tamos, pues, delantre una novela fondamente «política», na que l’autoría de los crímenes y los sos motivos s’esclarien bien ceo, quedando llueu l’interés centráu por ver cuál d’esos bandos va a salir trunfante, polo menos nesi primer «asaltu» que plantea la novela.

P’ente medies d’ellos, navega la xueza Birggita Roslin tratando d’esclariar un asuntu que pal llector yá ta dafechamente claru. Personaxe bien trazáu y  coherente consigo mesmu, como’l restu de personaxes qu’apaecen na hestoria.

Una bona novela, ensin dubia, siempre entretenida, con una llectura política d’esi gran país tan desconocíu por munchos de nós, que ye China. Y la denuncia d’un estáu de coses que, cualisquier día, pue españar con un resultáu que nin l’autor s’atreve a imaxinar. Con eso y con too, nun ye, al mio xuiciu, de lo meyor de