close
“Incorrectos”: Una ponte ente dos mundos.

“Incorrectos”: Una ponte ente dos mundos.

Podríen perfeutamente ser los Montescos y los Capuletos de la inmortal obra de Shakespeare, o los yanquis y los portorriqueños de la gran West Side Story, de Robert Wise, agora en reposición, pero nun son ellos. Son, eso sí, dos mundos contrapuestos, enfrentaos ente sí anque dambos con dalguna cosa en común: la llucha escontra un país al que nagüen por cambiar. Unos llogrando una Euskadi independiente, y otros una España totalitaria y dictatorial. Falamos, claro, del mundu de la ETA y el so entornu, y el de los fascismos, neofascismos y grupúsculos (agora yá non tan grupusculos) d’estrema drecha. Los dos son “antisistema”, caún coles sos peculiaridaes propies, y los dos empleguen pa ello la violencia como arma escontra l’enemigu.

D’esos dos estremismos, tan diferentes, tan asemeyaos, surde esta historia que nos cuenta David Artime de la rellación ente un neonazi, Aníbal, y una terrorista, Maitane. Diba dicir esta historia “d’amor”, pero igual nun ye sólo d’amor porque, y voi dicilo yá, lo que xune a los protagonistes de la historia tien amor, sí, pero tien sobre too soledá. Ye la xunión de dos soledaes adoloríes. La una que, fartuca de cárcel -lleva “chupaos” 14 años d’enzarru- termina acoyéndose a la reinserción que se-y ufierta y, a la vuelta al pueblu onde vivió, nun atopa más que rancor, odiu y vacíu d’unos vecinos que l’acusen de traición, por nun tener aguantao hasta la fin de la condena. A ella, que dio lo meyor de la  so mocedá “pola causa”, mentanto otros namás facíen la guerra dende’l chigre. Y l’otru que, como dicimos perequí vulgarmente, ye “culu de mal asientu”, pues militando en grupos ultraderechistes, nun ye como los sos collacios. Sicasí, l’odiu a los “diferentes”, a los inmigrantes, y una necesidá d’ “esplotar”, d’emplegar el so gran cuerpu como arma de lliberación de tensiones, lu arreya a esa peña de descerebraos que’l tien por amigos. Pero Aníbal nun ye como ellos. Estudia historia, abre un pequeñu negociu, tien un gran sentíu de l’amistá y del honor. ¿Entós que pinta con esa xente? Ye la entruga qu’un se fai a lo llargo de les páxines de la novela. Abúltame que caún tendrá la so rempuesta, pero igual la soledá, el tener un grupu de referencia, l’intentar dar un sentíu (anque fuere enquivocáu) a la so vida, puen ser elementos a camentar. Na cárcel s’alcuentren estes dos soledaes, que busquen nel otru una salida, una válvula d’escape a esi mundu duru, zarráu que los reconcome migayín a migayu. Fuera, intenten caltener esa posibilidá y d’ello fala la novela.

L’autor cuenta, con detalle y aciertu, el mundu del entornu d’ETA nun pueblu pequeñu. Podría dicise que lo que cuenta nun ye nuevo, perfeutamente recoyío, por exemplu, en “Patria”, de Fernando Aramburu. Pero, con ser mui interesante, la novela del donostiarra nun agota’l tema. Igual que les noveles sobre la Guerra Civil, o los campos de concentración nazis siguen repitiéndose nel tiempu, nun hai que pensar que, tres de “Patria” yá ta too dicho. De fechu, na novela d’Artime, una de les partes que más me prestó fue la llegada d’Ánibal al pueblu de Maitane, que taba en fiestes. Con momentos, amás, mui divertíos dientro de la “opresión” del ambiente.

Del otru mundu que l’autor rellata, el de los neonazis y fascistes, poco puedo dicir. Ye un espaciu que nin conozo, nin m’interesa, asina que doi por bueno lo que David Artime cuenta: les sos claves de xuntura y amistá, la so forma de falar y espresase, los sos intereses o falta d’ellos… Él sí paez conocelos porque l’aición de la novela trescurre fluída, nada paez impostao nin “rincha”, lo que fai qu’un llegue al final de les más de 400 páxines ensin esfuerzu. Y equí lo dexo, porque nun tengo más espaciu y porque tampoco nun se trata de desvelar o esmenuzar coses que ye’l llector el que tien de descubrir. Prestóme la novela, nuna edición guapísima de Saltadera, y quedo a la espera de prósimos trabayos del siempre orixinal David Artime.

“Incorrectos”
Campo de los Patos, 14
Saltadera
2018