close
James Salter, alón

James Salter, alón

2015-06-21James Salter618Visitas

A la espurrida edá de 90 años, morrió na so actual casa de Nueva York el maestru James Salter. Novelista y cuentista, tardó en ser reconocíu polos críticos y el gran públicu quiciás pol so calter retrayíu. Elegante prosista fue un fondu conocedor de les rellaciones humanes y, sobre too, les de pareya. Creo que’l meyor homenaxe que-y puedo facer, agora que yá nun ta ente nós, ye reproducir una crítica d’un llibru suyu que colgué nel blogue en xineru de 2014, nun de los espacios «Ex libris» qu’avezo a poner. Trátase d’un guapu cuentiariu que lleva por títulu La última nueche. Con ella mándo-y la mio alcordanza a un de los grandes de la llliteratura norteamericana.

Títulu: La última noche.

Autor: James Salter

Torna: Luis Murillo Fort

Editorial: Salamandra

Añu: 2013 – 6ª edición (d’un orixinal de 2005)

LOS CUENTOS D’UN MAESTRU.-  Venía con mui bonos avales el llibru de James Salter (Nueva York, 1925), recomendáu por xente de la mio confianza lliteraria y daveres que nun me deceicionó n’absolutu. Más bien a la escontra, reafirmóse la so calidá y el poder de la so pallabra. Yo tenía lleío la so primer obra, Pilotos de caza, que yá me prestare nel so día, pero esti garapiellu de cuentos que nos ufierta en “La última noche” paezme que xube’l llistón un cachu grande.

Son diez los cuentos que publica Salter embaxo’l título del últimu d’ellos –La última noche- que posiblemente seya, dientro d’un altor pergrande, el meyor d’ellos. Pero, como dicíamos de guah.es, “habría que midise”, porque yo podría citar otros tres o cuatro d’un nivel asemeyáu.

James SalterY lo curioso ye que les histories del autor norteamericanu son cencielles, asitiaes en pequeños espacios, con pocos personaxes –en munches d’elles sólo dos- y munchu diálogo, pero a traviés d’eses pequeñes anéudotes, Salter ye capaz de tresmitinos toda la soledá del individuu –home o muyer-, la pasión vencida, los escatafinos que produz el pasu del tiempo, l’alcordanza d’una dómina que se recuerda como feliz, anque nel fondu nun lo fuera tanto… Dalgunos de los cuentos aseméyense a eses conversaciones intelixentes de los guiones de Wody Allen, sólo que Salter ye muncho más cáusticu, muncho más demoledor. El pasáu nunca nun vuelve y lo qu’un día fueren amores resplandientes, dexen güei una tristura nel alma, cuando non una amargura o inclusive un odiu.

Cuentos enllenos d’una señaldá irrecuperable, d’un momentu vivíu o suañáu que nun va a repitise. De los diez, hai polo menos seis inmeyorables, lo cuál ye un porcentax enorme. Como esto ye cuestión de gustu, yo destacaría, amás del que-y da títulu al llibru, d’una tristura y, al tiempu, una crueldá inimaxinable, los titulaos “Contigo, mi señor”, “El don”, “Palm Court”, y “Bangkok”. Siendo, quiciás, “Arlington” el más floxu del total.

Recomendación, pues, dafechu pa la llectura d’esti llibru, escritu con una prosa elegante, enllenu d’erotismu y qu’aborda la rellación de pareya de forma escarnada y, quiciás, desengañada. El pasu’l tiempo fai estragos, y nunca pue recomponese aquello que rompió. Salter nun nos da muncha esperanza pal amor.