close
La historia de «La Canga», la cabera novela de Sánchez Vicente

La historia de «La Canga», la cabera novela de Sánchez Vicente

2010-12-30394Visitas

retratudedesposaos1El verdaderu títulu de la cabera novela, en castellán, de Xuan Xosé Sánchez Vicente ye: “Retrato de desposados con panamá a su frente”. Un panamá con minúscula, pues trátase del famosu sombreru de paya, mui de moda pel Caribe. Pero a mi, como a la editora, préstame más llamala d’otru mou, anque pa ello tenga de perder l’“esotismu” caribeñu.

Y ye que, lo que daveres cuenta la novela, ye’l nacimientu, desarrollu y muerte d’esa casería-facienda-esplotación agrícola que lleva por nome “La Canga”. Una historia que ye, al empar, la propia historia de les persones que l’anicien: Lola y Laureano, y depués, la de los sos fíos y los sos nietos.

Asina, “La Canga” asiste, afitada nun llugar indetermináu d’Asturies, a la llegada de la II República, al trunfu del Frente Popular, a la mal llamada Guerra “Civil” y a les vengances posteriores de mano de los trunfadores. Pero sobre too, nun sólo asiste sinón que ye protagonista, de los amores, desamores, allegríes y tristures de les persones que l’habiten. Y anque falo en plural, debiere dicilo en singular, porque ye Lola, esi maraviosu personaxe perfeutamente diseñáu, el que d’un mou omnipresente, conduznos a lo llargo de les 247 páxines de la novela, pa facenos reir (poques veces), llorar, pero sobre too reflexonar. Porque, en definitiva, Lola representa a toa una xeneración de muyeres asturianes que, nesos años d’esperances marafundiaes, caltuvo una entereza y una dignidá dignes de meyor suerte.

“Retrato de desposados…” ye una novela mui asturiana, a lo meyor porque ta escrita en castellán, lo que facilita una visión más oxetiva de lo que se cuenta. Y, al mio xuiciu, que nun tien por qué compartilu l’autor, ye una novela que podría denomar “relixosa”. Y nun sólo porque la protagonista lo seya, que tamién. Nin porque don Severino, el cura, seya un gran persona y un bon sacerdote, que tamién. Sinón, fonderamente, porque espierta nel llector una sensación mui relixosa, como ye la piedá, y amás, porque tien un final evanxélicu: Nun hai qu’acumular riqueces nesta tierra,xuan3 porque sedrán pastu de la povisa y el ferruñu.

Pese a lo que dixo l’autor na presentación, a mi resultóme muncho más interesante la segunda parte de la historia y, sobre too, l’últimu terciu que te garra y nun yes quien a dexar de lleela. Pero eso tamién depende de caún y d’eses fibres sensibles que-y toquen.

En resume, una mui prestosa novela, d’un de los grandes escritores del Surdimientu.