close
La tabernera llega a bon puertu

La tabernera llega a bon puertu

Tuvi na segunda representación de la zarzuela de Pablo Sorozabal “La tabernera del puerto”, nel teatru Campoamor. Facía tiempu que nun diba a la zarzuela, en primer llugar porque en Xixón, onde hai una pergrande afición, nun les dan, y en segundu porque los títulos de la temporada ovetense nun acababen de comenceme. Y ye que tengo muncha zarzuela yá vista. Creo que l’anterior fue “La corte del faraón”, de la que yá falé va tiempu nesti blogue, y que na realidá ye más Compañía de Revistes que zarzuela. “La Tabernera del puerto”, non. La obra de Sorozabal, Romero y Fernández-Shaw ye una obra seria, dacuando divertida y dacuano dramática onde, nun puertu que mui bien podría ser asturianu, afíncase una guapa tabernera -Marola- xunto con un estrañu personaxe que ye’l dueñu. Vienen de nun se sabe onde, y camienten marchar cualquier día.  Tán de pasu. Nel intre sálen-y abondos pretendientes a la tabernerina, toos amedranaos pol mal xeitu del dueñu, que se desconoz si ye maríu, amante o negreru. Anque tolos zarzueleros saben de qué va la cosa, nun cuento más. Sí, qu’un apuestu marineru la cortexa y quier llevala con elli, enfrentándose si ficiere falta col “duru” Juan de Eguía.

Ésti personaxe, representáu por el barítonu Javier Franco, ye’l verdaderu protagonista de la obra xunto, claro, cola mocina, Marola, a la que da vida la soprano María José Moreno. Javier Franco da perfeutamente’l papel, tanto nos  dos primeros actos, en plan “gallu” y con actitúes chulesques, como nel últimu y dramáticu actu, bordando la romanza “¡No! ¡No! ¡No”, con gran altor d’interpretación y xestu. Mui prestosa la so actuación en tola obra. Asina mesmo, María José Moreno caltuvo una mui bona altura como cantante ya interprete, dándo-y al so papel de Marola conteníu y credibilidá. Correutu tamién, anque nun tonu menor, el tenor Martín Nusspaumer, dando vida al namoráu Leandro, cumpliendo bien el so cometíu que, amás, tien el regalu d’esa preciosidá que ye “¡No puede ser! Esa mujer es buena”, popularizada por Placido Domingo con los Tres Tenores, que cantó con seguridá y entusiasmu, siendo mui aplaudíu pol públicu. Anque la canción ye tan guapa que, con nun la estropear, apláudese siempre.

Capítulu aparte pa tolo demás. El baxu italianu Ernesto Morillo, con una guapísima voz cavernosa, sacó’l papel de Simpson con muncha solvencia. Los cómicos tuvieron cenciellamente xeniales, sobre too el gran Pep Molina como Chinchorro y la so pareya artística, Vicky Peña, como Antigua. Cada intervención suya yera mui cellebrada. Los coros nun tienen na obra un papel destacáu, anque sí como figurantes… marineros, xente del pueblu… y cumplieron mui sobradamente. Y la orquesta, dirixida pol maestru Oliver Díaz, al que tengo criticáu de cuando llevaba la batuta de la Orquesta Sinfónica de Xixón, tuvo bien, ensin llegar a tapar nunca a les voces interpretes, fallu que suel producise dacuando, por un escesu de “celo”. Y pa finar, dicir que la puesta n’escena, de Mario Gas, gustóme pola so naturalidá, ayena a eses modes supuestamente modernes, que cambién l’ambiente orixinal por otru simbólicu, matando’l sentíu que los verdaderos creadores quixeron da-y a la obra. Equí non. Hai taberna, hai tabernera, hai marineros y hasta hai tormenta, nunos efeutos especiales que, equí sí, encartiaron perbién pal desarrollu del llibretu.En resume, una mui prestosa zarzuela que nos fizo gociar al númberosu  públicu  qu’enllenaba’l Teatru Campoamor.

¡Ah! y un apunte final. Cuando la megafonía dixo n’asturianu los saludos y lo de los teléfonos móviles, tres o cuatro pelamangos iniciaron un sele “pataléu”, afogáu nel intre por una ovación a la llingua. La xente yá ta posicionao al respective. Dalgunos tán quedando na marxinalidá.
(Semeya: Alfonso Suárez)