close
Llix n’España: Como si nun esistiéremos

Llix n’España: Como si nun esistiéremos

La Organización Española para el Libro Infantil y Juvenil, más conocída poles sigles d’OEPLI, ta acabante de publicar el so catálogu correspondiente al añu 2017 colos que, al so xuiciu, son los 200 meyores llibros de Lliteratura Infantil y Xuvenil editaos n’España. Una vuelta más  Asturies, los y les escritores asturianos, volvemos a quedar fuera d’ella.

Y volvemos a quedar fuera d’ella porque, anque tuviéremos equí grandes escritores y títulos maraviosos -dalgún hai- tamos esaniciaos dafechu por escribir n’asturianu. La meyor lliteratura infantil y xuvenil nun pue venir nunca d’Asturies pola cenciella razón de que, al nun ser la nuestra llingua oficial, nun contamos pa la OEPLI.

Yá sé que, como diz Mercedes Fernández, n’Asturies nun hai conflictu llingüísticu. Ye verdá, y nun lu hai simplemente porque l’asturianu, según a qué niveles, nun esiste. Y si nun esiste nun pue haber conflictu. Home, lo que sí hai ye una flagrante discriminación oficial a nosotros y una marxinación personal, lliteraria, cultural y social. Eso sí lo hai, pero conflictu non, claro.

En cualquier casu, lo que nun soi a entender ye cómo un organismu cultural, al nivel que seya, ye capaz de marxinar a tou un coleutivu lliterariu qu’escribe, edita y vende llibros na so lllingua, seya ésta considerada “oficial” o non. De tala manera que si, por poner un exemplu, María Gripe, Roald Dahl, Astrid Lindgren o Michael Ende tuvieren ñacío equí y escribieren n’asturianu, nunca nun pasaríen a la Historia de la Lliteratura y les sos obres perderíense pa siempre inxamás. Yá sé que nun ye asina, pero podría guapamente ser.

Tuvi echándo-y una güeyada al Catálogu de la OEPLI y ta enllenu de llibros en galego, euskera, catalán y castellán. Diome muncha envidia, pa que voi dicir lo contrario. Y paezme terríblemente inxusto pues toi seguru, porque dalgún d’esos llibros conozo, de que nun son meyores que dellos de los que s’escriben equí. Eso sí, hai diez o doce de Jordi Sierra i Fabra, que ye’l mocín de la película.

Y una entruga cenciella podría ser: ¿Nun hai nengún organismu asturianu, oficial o estraoficial, lliterariu, políticu, educativu, o musical qu’escriba a estos mandamases diciéndo-yos que, anque nun somos oficiales, tamién esistimos? ¿Y que, dacuando, escribimos coses guapes de LLIX que quiciás arriqueceríen eso que da en llamase pomposamente “el acervo cultural de España”? Sí, yá sé qu’esto ye una entruga retórica y, como sabemos, les entrugues retóriques nun esperen contestación. O seya, que nun la espero.