close
“Muyer”

“Muyer”

Tengo dicho yá otres veces que lo que se llama “igualdá” de les muyeres nun se refier a que quieran ser como paisanos, probes, diben salir perdiendo, sinón al fechu de tener los mesmos derechos y les mesmes oportunidaes que nosotros. Hasta agora nunca fue asina. En nengún sitiu, nin siquier nos más avanzaos. Y cuando s’algame esi día (que s’algamará) nun fadrán falta más díes de la muyer, igual qu’agora nun hai “el día del home”, porque lo que se destaquen con estos “díes de…” son les carencies, les desigualdaes. Mentanto llega esi momentu, que tardará porque naide suelta lo que tien garrao, bien ta cellebrar esti día caún como meyor pueda y quiera. Yo quiero da-y la voz a una d’elles, una que trabayó por munches causes con enfotu y ensin poder ver el final de nenguna d’elles. Nunca-y dio más porque sabía que’l camín yera la meta. Esta ye la voz poética, enllena d’enerxía, de Maria Teresa González nel poema “Muyer”.

MUYER

Ella foi concebida
pa matar les murnies y la fame.
Dende la barriga de so ma
yá se-y escaecieron les entrugues,
acetó toles coses
ensin conocer les llárimes.
Adeprendió xeografía
de tanto fesoriar la tierra
coles manes,
remanando la gadaña,
estrozando los pies
pelos caminos
tres les vaques,
de mercar la llechi
caleyando los pueblos.
Nun tuvo maestros,
algamó la conocencia de la música
escuchando a los páxaros
al abellugu solitariu de los montes,
ente’l ruxir de les fueyes de más lloñe.
Siempre güeyó de frente
toles coses,
cola llume más ñidia
alitando nos güeyos,
ensin doblar el costazu
tarazáu dende mui neña
pola argañosa blima de les goxes.
Espolletó con ella la tenrura,
los biltos del amor
echaron guañu nel tarrén ensuchu
del so cuerpu,
y ufiertó-ylu a la tierra y al orbayu,
a los vientos viaxeros que xueguen
nes llombes,
a la ñatura que tanto acoricaba.
Namái pal amor d’un home
enxamás tuviere tiempu.

 

María Teresa González
“Obra Completa”
Ed. Trabe
2008
(La semeya ye d’un cuadru de Julien Dupré)