close
Neños invisibles, neños que nun importen

Neños invisibles, neños que nun importen

2014-11-20Imaginaria695Visitas

LOS DOS REINOS MELLIZOS (ITTAI MANERO) 01Imaginaria semeya«Pues, señor, ésta es la pequeña historia de dos reinos vecinos y que, como tales, deberían haber sido amigos desde siempre. Porque lo normal es que uno se lleve bien con su vecino: se le den los buenos días por la mañana, y la buenas tardes por la tarde. Si uno llega primero a la puerta del ascensor, se le deja pasar delante. Y si en alguna ocasión llamara a nuestra puerta porque se le ha acabado la sal o el aceite, debería regresar a su casa con un salero de nuestra propiedad o una botella de aceite y una gran sonrisa en la cara..

Esti ye l’empiezu del cuentu: «Los dos reinos mellizos«, qu’escribí pa l’antoloxía solidaria, en favor de los neños bielorrusos afeutaos pola contaminación de Chernobil, y que lleva por títulu xenéricu «Imaginaria». L’importe íntegru de la recaldación va a la Ong «Matrioska», que ye la que facilita la so venida a España, en tres turnos, pa que se recuperen na midida que puedan. Too esto yá lo dixi en delles otres ocasiones, pero’l fechu de que me repita ye que, por parte del responsable de l’antoloxía, mandáronse unes pequeñes notines a la prensa pa que recoyeren la noticia y, si pudiere ser, ficieren un pocoñín de propaganda pa esta bona causa. A Asturies mandáronse a los diarios El Comercio y La Nueva España y, que yo sepa, nengún de los  dos se dignó poner una sola lletra del tema. Diariamente, un y otru, enllenen docenes de páxines con noticies y reportaxes de toa frasca: escándalos, corrupción, estafes, neños asesinaos polos sos proxenitores, vida de famosos y famoses… pero paez que nun hai un pequeñu requexín ente toes eses noticies y reportaxes pa una causa solidaria. Pa unos neños que lo necesiten. Debe ser esi famosu códigu deontolóxicu del que presumen dalgunes veces.

En fin, igual ye qu’hai temes que como nun traen escándalu nun interesen. Val. Pero taría bien que, polo menos, esi códigu deontoloxicu obligara a los direutores de los periódicos a mirar a los güeyos a esos neños y neñes qu’aguarden una axuda, y a dici-yos: «Quedái na vuestra casa, nun nos interesáis». Pa que polo menos tuviera que cae-yos la cara de vergoña.