close
“Os salvaré la vida”

“Os salvaré la vida”

Esi ye’l títulu de la novela ganadora del “Premiu de Novela Histórica Alfonso X El Sabio”, del añu 2017. Los autores son Joaquín Leguina y Ruben Buren. Nun ye la primer vez que lleo dalgo escrito “a cuatro manes”, tal y como si tuvieren tocando’l pianu, pero llueu, mirando la carátula del llibru, esplícase meyor la cosa. La novela cuenta la vida del anarquista Melchor Rodríguez conocíu, sobre too pola derecha política, pol nomatu de “El Ángel Rojo” por tener salvao a munches persones de la muerte nos años de la Guerra Civil Española. Miles, diz la contraportada del llibru, y de toles ideoloxíes. Les cuatro manes autores son les del antiguu dirixente del PSOE, Leguina, que llueu tuvo una trayeutoria, vamos dicir, “errática”, y un bisnietu del famosu anarquista que fue’l que, como alcalde, rindió la ciudá de Madrid al exércitu franquista (el bisgüelu).

Hai siempre dalguna confusión, nesti xéneru de “novela histórica”, sobre’l conteníu de lo que se cuenta. Porque, a veces, un nun sabe cuál ye la parte de novela y cuál la d’historia. Si se tratare d’un ensayu, damos por cierto que tolo qu’ellí se cuenta -coles interpretaciones que pudieren dáse- ye cierto, anque la redaición pudiere ser más o menos lliteraria. Pero cuando se diz que ye novela hai que saber estremar perbién la ficción de los fechos reales.  Poro, nun sabemos -plural mayestáticu- si los personaxes que salen arrodiando a Melchor Rodríguez son toos verdaderos o non. Y si los que yá conocemos, dixeron y ficieron lo que nel llibru se diz que dixeron y ficieron.

La novela estructúrase en dos grandes escenarios: l’aniciu recueye los caberos díes de la guerra en Madrid, dende’l golpe d’Estáu del Coronel Casado hasta la entrada de los franquistes. Y un segundu nel que se retrocede pa cuntar la vida de Melchor dende’l so nacimientu en Sevilla, hasta la so muerte en Madrid, nel añu 1972. La impresión que me produxo la novela ye más bien floxa, con una prosa un tanto rellambida, y un desarrollu de los fechos bastante confusu y enllenu d’opiniones discutibles. Los “malos” son siempre los comunistes, llega a dicir dalgún personaxe que son peor que los fascistes, y cuando los fechos punibles correspuenden a los anarquistes discúlpase diciendo que son los de nuevu cuñu, que s’afiliaron cuando la guerra. Pues val. Tamién afirmaciones enquivocaes, como que cuando Casado dio’l golpe d’Estáu, Negrín “al parecer se había marchado a Francia”. Negrín taba entovía n’Alicante, cerca de Monóvar, nuna casa onde tenía’l so cuartel xeneral y faló telefónicamente con Casado pa dici-y que taba arrestáu. El Coronel siguió alantre col so plan, hubo fuertes enfrentamientos armaos en Madrid, y lo único que llogró fue facilita-y entá más les coses a Franco qu’entró na ciudá como Pedro pola so casa. Tuviere entrao igual, claro. Hai, llueu, unes partes como d’información politico-militar, que paecen sacaes de dalgún manual d’EXB, si ye que na EXB estudien esti tipu de coses.

En fin, paezme mui bien la idea de reivindicar a un personaxe que fizo tantes coses polos demás, en condiciones de xugase la vida. Ye mui bueno que se conoza a Melchor Rodríguez y lo que fizo, y do-y por ello la norabona al bisnietu pol valor del so pariente. En cuantes a la novela-histórica, bueno, eso yá nun lo cellebro tanto. Principiando por el títulu  que me paez horrorosu. Pero eso igual ye lo de menos.