close
“Pachín de Melás”… y la so fía

“Pachín de Melás”… y la so fía

Presentóse, con una entrada de xente curioso pa les feches nes que tamos, un llibru del autor xixonés Emilio Robles Muñiz (a) “Pachín de Melás”, nuna edición a cargu del filólogu Ramiro González Delgado, cola gabita de la so hermana Clara y espublizáu por l’Academia de la Llingua Asturiana. Trátase de la “Obra manuscrita”, frutu de la investigación llevada a cabu pol editor ente los papeles que Pilar Robles, fía d’Emilio Robles, guardaba con procuru na so casa. Ramiro González cuntónos el trabayu de busca que ficieron, les dificultaes qu’alcontraron y el percorríu que la obra tuvo dende la so finalización, hasta la so postrer publicación nesti guapu llibru qu’asoleya agora l’Academia. Intervinieron tamién Xosé Ramón Cuevas, Secretariu de l’Academia, la direutora de la Fundación Municipal de Cultura, y María Xosé Rodríguez en nome de la Oficina de la Llingua de Xixón, cofinanciadora del llibru.

El llibru recueye obra varia del autor, teatru, zarzuela, un monólogu, un diálogu, media docena de poemes y dellos otros trabayos de valir diferente. Muncho d’ello nun pasa de ser apuntes o obres inacabaes, pero con eso y con too siempre ye d’interés pa conocer un migayín mas el valir lliterariu y humanu d’un paisano que siempres tuvo como meta, y asina lo reconoció él mesmu, a  la so querida Asturies y a la so llingua: “La fermosa fabla de nuestros agüelos/ -campanín de gloria de dolces ricuerdos-/ durmi escaecía/ como la ropuca de los probes vieyos/ que llora nel arca/ (saya de lluceros/ montera picona, dengue, torciopelos)/ y escluca endeyuri, cuando los retueyos/ d’amor, d’allegría/ por el alma abiertos/ multien per gozosos al empar riyendo.”

Pero quiciás el mayor protagonismu del actu llevólu la so fía, Pilar Robles, presente na sala, y qu’a los sos 97 años caltién una memoria llúcida y un sentíu del humor que munchos querríemos pa nós. Asina cuntó un balagar d’alcordances sobre so padre, y corrixó dellos datos de los qu’ellí se dieron, como que Pachín de Melás nun nació en Cimavilla, sinón na cai Contracay, onde agora hai una pescadería. Que su padre fue zapateru y so madre carnicera, y cuntónos con emoción que nos contaxó, cómo ella mesma fue testigu de la quema del famosu kioscu de so padre, asitiáu delantre del Mercáu del Sur, fechu que la impresionó mui fondamente: “Vivíemos na Cuesta Begoña frente a Correos, sentí romper el cristal del kioscu y díxe-y a mio madre: ¡madre, rompió’l cristal del kioscu, baxo a ver qué pasó!. Ellí vio a un paisanu que describió (morenu, camisa blanca, pantalón escuru) que taba ellí llantáu con dalgo na mano que tenía fueu: ¡Oiga, pero usté qué ta faciendo…! El paisanu miróla con media sorrisa cucia, y depués tiró lo que tenía na mano dientro’l kioscu. Aquello debía llevar gasolina porque fízose una bola de fueu namás tiralo. Nada pudo facese. El paisanu marchó d’ellí andando tranquilamente. Nunca se supo quién fue, nin por qué lo fizo, nin la so tendencia política o d’otra mena. Ella tenía 15 años”. Asina cuntó doña Pilar Robles, más o menos con estes pallabres, el famosu incendiu qu’unos dixeren que fueren los falanxistes y otros un grupu de rapazos.

Más anéudotes cuntó la fía de Pachín de Melás con una voz clara y fuerte, impropia de la so edá. Sólo por sentila a ella ya pagó la pena desplazase hasta l’Antiguu Institutu, porque testimonios asina, tan de primer mano, nun ye fácil alcontralos. Norabona, entós, a los editores del llibru, y a Pachín de Melás pol so conteníu y por tener una fía llúcida y valiente que revaloriza más entovía la obra d’esti xixonés ilustre como fue don Emilio Robles Muñiz. ¿Pa cuándo una placa nel so llugar de nacencia como recordatoriu?