close
Pesicia, patria querida

Pesicia, patria querida

Tuvi na presentación del últimu llibru de Roberto González-Quevedo -“La nieve de Pesicia”- na llibrería La Buena Letra. Lo primero que quiero dicir ye que Rafa Gutiérrez Testón debería tar subvencionáu por dalguna alministración, porque fai más llabor cultural que media docena de conseyeros del gremiu.  La so llibrería ye un ágora y un agora pa los ciudadanos xixoneses, opinión que nun ye sólo mía. Pero bueno, vamos al granu.

La persona escoyía pa facer la presentación, la bona amiga Esther García López, nun pudo facelo por un pequeñu accidente domésticu, asina qu’hubo d’echase mano d’un suplente y, quién meyor qu’un ex-xugador de fútbol como Nacho Fonseca, pa salir del “banquín” y facese cola titularidá. Nacho tuvo na so llinia, ocurrente y desenfadáu, inclusive cuando tuvo d’improvisar porque se-y estravió un de los papeles que llevaba. Too ello dio como un aire festivu al actu y encartió pa quitar esi “envaramientu” que se da munches veces nesti tipu d’actos.

Intervieno llueu l’autor, que nos faló de la so Pesicia, patria querida, suañada, deseada, recordada… Esa tierra y esi pueblu humanu a los que Roberto tien dedicaes unes páxines perguapes. El gran méritu del autor de Palacios del Sil nun ye sólo escribir una guapa prosa y unos prestosos poemes al rodiu d’un tema, sinón ser capaz de crear tou un mundu míticu n’un espaciu de l’Asturies occidental, que’l denomó Pesicia, con una Historia, una Mitoloxía, una Lliteratura, un Paisaxe y una forma de ser y esistir estremaos,  d’ocupar el so llugar nel mundu. Asina como lo que m’impresiona de J.R.R. Tolkien nun ye la so triloxía sobre “El Señor de los anillos”, sinón el ser a dar forma a unes races, con una xeografía,  una historia, una llingua (pa eso yera filólogu y profesor universitariu)… lo mesmo fai, a la nuestra escala, Roberto González-Quevedo con un País que yá quedará pa siempres na historia de la lliteratura asturiana.

Depués l’autor lleó unos cuantos poemes del so llibru, con una emoción que nos contaxó tamién a los espectadores, finando l’actu cola intervención del grupu coral “Los Ñerbatos”, al qu’él pertenez y que punxo una nota allegre pa rebaxar un poco’l nivel emocional qu’había na sala.

Gracies-y seyan daes al amigu Roberto por esti guapu poemariu, y sobre too, gracies pola so xeneral aportación a la nuestra lliteratura que tien n’él a un de los grandes. ¡Ah! y yá lo sabe: téngo-y pidía la nacionalidá pésica pa compartir cola asturiana. Yá sé qu’hai llista d’espera. Guardaré turnu.

DI QUE NON

Dura.
Chena d’alcordanzas.

Ya fuerte como la castañal
escontra l’aire del xelu.

Enxamás digas que sí a los outros

Dura.
Vengatible.

Venga la esclavitú,
los tiempos humildaos,
la derrota del silenciu.

Porque vienes d’un buelu
que xugaba a la muerte conos osos
ya no monte
espantaba los l.lobos
con colmiel.los de sangre.

Estirpe salvaxe,
bardina sangre,
tu di siempres que non.

“La nieve de Pesicia”, Baxamar editores, 2017
Semeya: La Nueva España