close
“Poemas del frío”

“Poemas del frío”

Mándame l’amigu y buen poeta Nacho González un pequeñu llibrín dientro una coleición de nome “Heracles y nosotros”. Trátase d’un poemariu cuya autoría correspuende a Sandra Sánchez. Nada nun conozo de l’autora (“mea culpa”, claro), a nun ser por la llectura d’un poema que dalguién (creo que’l propiu Nacho) colgó en Facebook. Y fue la llectura d’aquel poema la que me fizo interesame na persona que lu escribiere. Lo demás vieno pola amabilidá del remitente.

“Poemas del frío” -qu’asina se titula’l llibrín- ye daqué más qu’una “plaquette”. Ye un verdaderu poemariu con un total de 21 poemes de distintes medíes anque primen más los curtios. Como nun conozo la trayeutoria vital nin poética de Sandra Sánchez, nun puedo comparalu con otra obra anterior, nin saber si hai cambios, progresos o retrocesos. Si lo anterior yera meyor o peor que lo presente. Ye, pues, una “cita a ciegues” col llibru y tengo yá que dicir que resultó una cita muy “resultona”. Hai, nestos poemes, gustu y sensibilidá. Medida y ritmu, siempre dientro del versu llibre. Alienda, quiciás, nellos, un sentimientu doliosu, como de perda de dalgo que nun se sabe (polo menos yo nun lo sé) en que se concreta, anque la muerte, pese a la mocedá de l’autora, ta mui presente en toos ellos. Tuvi la paciencia de contalos: en más de la metada de los 21 poemes sal la pallabra muerte o términos rellacionaos con ella. Morir, Estigia, suicidiu, cadaver… condensándose toos ellos  nel tituláu “Siempre la vida”, emotivu poema dedicáu a so madre.

Pese a ello, nun resulta la so llectura deprimente, quiciás porque too ta dicho con una sele elegancia poética, anque nun dexa de sorprender el tonu adoloríu del conxuntu. Hai de too nel poemariu, como ye llóxico, pero destaquen pa min (y eso de los gustos ye mui personal) un piñu de poemes nos qu’incluiría a “Los poemas del frío”, “¡Mehr licht!”, “Identidades”, “Siempre la vida”, “Anoche”, y el guapísimu que pongo darréu y que lleva por títulu: “Hay otoños que no acaban nunca”. Norabona a Sandra Sánchez pol so prestosu poemariu.

HAY OTOÑOS QUE NO ACABAN NUNCA

Llevo dentro un otoño que no acaba;
sopla el viento molesto y disonante,
y ya casi no hay nadie en las aceras,
sólo yo
con un paraguas roto, y desarmado.
Apenas llega luz de las farolas
a este callejón de gatos tristes.
Y aquella luna llena de otras noches
se ha escondido detrás de alguna nube.
Sólo quedan en mis ojos tus ojos
encendidos
que esperan que mi sueño los apague.

Mañana al despertar, será otra vez otoño
en este cuerpo,
y volveré a pasear entre las hojas,
y volverá la lluvia y los recuerdos.

Hay otoños que no acaban nunca;
sólo queda rendirse a la evidencia
de vivir un noviembre de continuo
…y no me importa
si me encuentro en mis ojos tus ojos encendidos
esperando, cada noche, a que llegue mi sueño
y los apague.