close
Premiu de la Crítica d’Asturies

Premiu de la Crítica d’Asturies

2016-12-17621Visitas

Entregáronme ayeri un premiu importante: el de la Crítica d’Asturies. Hai la costume de valorar los premios pola so cuantía económica. Poles perres que da. Crasu error. Según eso, el premiu más importante de les lletres españoles sería El Planeta que, como sabemos, tien más trucos que Houdini. Otros, en cambiu, nun tienen dotación económica, o ye mui pequeña, y tienen un gran prestixu. Pasa, por exemplu, en Lliteratura Infantil y Xuvenil col Premiu  de la CCEI (Comisión Católica Española para la Infancia), que tuvi la suerte de ganar, y que ye de los más importantes de la so categoría n’España.

El Premiu de la Crítica d’Asturies ye importante por varies causes. La primera que lu dan los propios compañeros de profesión, los escritores, lo cual ye mui prestoso pues que, xente que tamién escribe, y en munchos casos meyor que tú, valoren lo que tu faes y te lo premien ye mui reconfortante. Ellos saben l’esfuerzu que supón acabar una obra (poesía, narrativa, ensayu, teatru…) y qu’ésta tenga una cierta dignidá. Amás ye un premiu al que tú nun te presentes, lo cuál significa que ye como un regalu que te vien dau ensin buscalu. Y pa finar, la guapísima escultura de Jaime Herrero ye toa una ayalga pa conservar nel salón de casa.

L’actu d’ayeri fue mui emocionante. Y lo fue porque’l bon poeta que ye Fernando Beltrán desbordó pasión y emotividá que, ensin querelo, empecé provocando yo al facer una mención al so poema «La hija del dragón». Dende ellí hasta la fin, tolo que dixo vieno marcao por una emoción grande que nos algamó a toos.

Paco Álvarez Velasco tuvo tamién mui emotivu, recordando a l’amiga y maestra Maria Elvira Muñiz, y Xuan Xosé Sánchez Vicente lleó un guapu poema suyu col maxisteriu que siempre lu calteriza. Mirta amosóse agradecida a la tierra d’acoyida que ye pa ella Asturies, y Jose Luis Rendueles improvisó una columna periodística mui afayaíza pal momentu.

L’actu dirixólu (anque nun fizo de presentadora) la bona amiga Esther García, Presidenta de l’Asociación d’Escritores d’Asturies, con gran aciertu nes sos intervenciones, cultes y amenes. En total, un actu perprestosu y un agradecimientu fondu, pela mio  parte, a l’Asociación (al xuráu) por concedeme este importante premiu a una novela de la que quedé mui contentu: «La vida de siempre«. Seguro que si tenéis la oportunidá de lleela tamién va a prestavos. Hai apuestes.