close
Queríu Mankell…

Queríu Mankell…

2015-10-06Henning Mankell538Visitas

mankellPóngome a mirar cuántes noveles suyes tengo na mio biblioteca y cuento… dieciseis. ¿Tantes? Pues sí. Repásoles tal y como les tengo allugaes: El chino; Asesinos sin rostro; Los perros de Riga; La falsa pista; La leona blanca; El hombre sonriente; La quinta mujer; Pisando los talones; Cortafuegos; El hombre inquieto; Antes de que hiele; La pirámide; El retorno del profesor de baile; Comedia infantil; El cerebro de Kennedy; Profundidades…

Agora que relleo los títulos, a la hora de trescribilos, repaso mentalmente de qué trata cada un. Los que son del Inspector Wallander y los que non. Los que más me prestaron. Dalgunos que m’impresionaron. Otros estraños, como esa maravilla, inquietante, orixinal que cito n’últimu llugar: Profundidades. De cuatro d’ellos fice’l comentariu nesi espaciu que cuelgo de xemes en cuando, «Ex libris», y que podríen tener sido munchos más porque toos ellos merecen un llugar na mio memoria de llector.

Mankell. Siempre lu imaxiné col rostru del so personaxe, el veteranu, cansáu, escepticu, intelixente, inspector que busca sobrevivir ente la mierda que lu arrodia. El crime, el racismu, la llocura, la violencia, les polítiques migratories cada vuelta más restrictives… too eso que valtia, que fai esbarrumbar aquel imaxinariu «paraísu suecu» de los nuestros años mozos. Y ye que na tierra nun esisten los paraísos, a nun ser los fiscales. Pienso agora que cuando Henning Mankell mató al so inspector Wallander –El hombre inquieto- somorguiándolu nel duce  abandonu del Alzheimer, él mesmu se condenó a otra muerte pero nesti casu real. La suya propia. Lleendo les caberes páxines de la novela, podíen espeyar perfeutamente los últimos pensamientos del autor, anque él mésmu los tresmitió publicamente na so última obra, Arenas movedizas, llibru que, claro, yo nunca lleeré. Nun quiero epitafios, quiero conservar la memoria d’un de los mios escritores favoritos tal y como la tengo agora. Como si entovía viviere, porque los bonos escritores en realidá nun muerren, mientres tengamos la so obra fresco na memoria o un llibru a mano pa poder recordalos. ¡Qué más nos da que tea en Suecia, en Mozambique o nel espaciu sideral! Siempre los tendremos equí a mano, na biblioteca de casa, xunto a la butaca oreyera y l’alfombra estampada. Asina que ¡hasta llueu, Henning! Cualquier día d’estos alcuéntrome otra vez contigo.