close
Rafael de León, poeta del 27

Rafael de León, poeta del 27

rafael-de-leonCompañero,
el vinagre de tu llanto
con qué pañuelo lo seco.

Pocos vehículos lliterarios espresen los sentimientos d’un mou más elípticu y metafóricu que la Copla. Nos versos anteriores, por exemplu, la protagonista que fala, nun alcuentra manera de consuelu pal dolor del so amigu. Esi dolor, esi vinagre qu’acompaña al llantu, nun hai mou, nun hai pañuelu que seya a secalu, a calmalu. La Copla fue un xéneru mui popular a lo llargo del tiempu, y que cuntó col favor de munchos intelectuales na España pre-republicana y republicana. Los hermanos Machado, León Felipe, Lorca… fueron grandes entendíos y, poro, defensores d’esti xéneru que, surdíu del pueblu, trataba temes y personaxes de la marxinalidá social: les muyeres de la vida, los crímes pasionales, la querida que «a nada tiene derecho«, los personaxes de la nueche o del arrabal…   

Na dómina del franquismu, trató de domesticase (y en parte llogróse) al xéneru, camudándolu en dalgo conocío como «canción española», pero desproveyéndolu de la so parte maldita, de crónica negra, porque la Ilesia y la censura nun dexaben aflorar esos temes prohibíos o escuros que, asina, pasaron a la marxinalidá. Había que dir a los baxos fondos de ciudaes como Barcelona o dalguna otra, pa poder sentir eses coples barriobaxeres y canalles que se calteníen namás en determinaos ámbitos. Al tiempu, y como rechazu a la cultura «folklórica» de Franco, y a la utilización que se fizo de determinaes figures de la canción, la intelectualidá antifranquista refugó al xéneru y, hasta va pocu tiempu, nun fizo apreciu d’él. Manuel Vazquez Montalbán o Paco Umbral, tratáronlu con ciñu y conocimientu, y nun dexa de ser curioso sentir agora cantar copla, por exemplu, a Joan Manuel Serrat («Antonio Vargas Heredia»), a Sabina (La bien pagá) o al mesmu tenor asturianu Joaquín Pixan (Torre de arena).

La copla fue parte de la mio educación sentimental. Mio güela materna, que nun yera asturiana, cantábala con gustu, anque’l so fuerte yera’l Cuplé, que nun ye sinón una variedá de la copla. Poro, cuando yera un neñu, alternábense na mio particular «discoteca del oyente», el «Fumando espero», con «El xilguerín parleru» que cantaba mio padre mientres s’afaitaba. Y prestábame muncho la Copla porque cada canción cuntaba una hestoria. Una hestoria xeneralmente dramática, que mio güela me desplicaba con paciencia, y que nunca nun finaba bien. Quiciás eso me diere una preparación pa la vida, onde cuasi siempre les coses tampoco son a finar como nos prestaría.

La mayor parte de les coples más guapes que yo sentí, lleven la firma de Rafael de León. Poeta de la xeneración delromancero-gitano 27, amigu de Federico García Lorca, del que dicía, en broma, que-y copiaba l’estilu, ye autor d’un balagar de lletres precioses,  munches musicaes pol maestru Manuel Quiroga, sevillanu como él y col que collaboró a lo llargo del tiempu: Tatuaje, La Zarzamora, La Lirio, Ojos verdes, Mañana sale, Triniá… son una pequeña amuesa de la calidá lliteraria de Rafael de León que, amás, tien escritos varios llibros de poemes. Pa finar con esti pequeñu recordatoriu del poeta sevillanu, agora que se cumplen 30 años de la so muerte, voi trescribir unos versos d’un guapu (y llargu) Requiem por Federico, escritu a la memoria del so amigu, y pol que Rafael va faciendo pasar a dellos de los personaxes de la obra del granaínu. Principia asina:

Lo mataron en Granada
una tarde de verano,
y todo el cielo gitano
reicibió la puñalada…

Sangre en verso derramada
poesía dulce y roja
que toda la vega moja
em amargo desconsuelo
«sin paño de terciopelo
ni caliz que la recoja».

(Por cielos de ceniza
se va el poeta;
la frente se le riza
como veleta.
Toda Granada
es una plazoleta
deshabitada)
………………………..