close
Simón y Héctor amigos “diferentes”

Simón y Héctor amigos “diferentes”

Tuvo un prestosu percorríu l’últimu llibru que publiqué, de títulu “Páxines del diariu de Simón”, editáu por Pintar-Pintar. Un cachín -mui pequeñu- de les vivencies d’un chaval de Primaria que fai amistá con Héctor, un neñu autista que se sienta al so llau. Nun voi a cuntar muncho más del llibru, sobre too porque yá anduvo de revolada peles “redes sociales” gracies al llabor de la editorial y a los amigos que lo compartieron. Pero sí quiero dar les gracies a dalgunos de los que, más destacadamente, ficieron posible la so visibilidá y esi prestosu percorríu. Abúltame que yá-yos les di de pallabra, pero quiero que queden equí pa “la inmortalidá” (ye broma, a quién-y interesa la inmortalidá).

Alicia Álvarez, que me llevó al so programa de la SER y me fizo compartir tertulia lliteraria con Enrique, de la Librería Roy, que de llibros sabe muncho más que yo. Inaciu Varillas entrevistóme pa los sos noticiarios n’asturianu y punxo varios “cortes” a lo llargo d’un par de díes. El diariu El Comercio, otres veces mui roceanu, punxo una semeya, con pie, falando de la Presentación que ficimos el llunes 17. Rafa y la so llibrería “La Buena lletra” acoyéronnos como siempre nel so “sancta sanctorum”, catedral de la cultura xixonesa. Vanessa Gutierrez, a la qu’almiro como persona y como escritora, fizo una guapísima presentación del llibru y dedicóme  abondoses ya inmerecíes allabances. Como decíamos de guah.es: “Que Dios te lo pague y yo cuando pueda”. A tolos asistentes al actu, que nun voi retafilar pa nun escedeme del tiempu concedíu, con una apaición estelar del amigu Paco Abril, que llegó corriendo (lliteralmente) porque venía d’un actu suyu fuera de Xixón y nun sabe cuánto-y lo agradezo. Y llueu, “last but not least” a tolos intervinientes na composición del llibru. A Ester Sánchez pol so guapísimu diseñu y maquetación. Ella tenía razón cuando comentamos el tipu de lletra y yo -como cuasi siempre- taba enquivocáu. A Ángela ya Isidro nes llabores comerciales y propagandístiques y a Pablo Fraile que s’encargó d’esquemes, resúmenes y dossieres de prensa. Y penriba de toos nosotros, incluyíu yo mesmu, a Inés Sánchez Nadal poles sos impagables ilustraciones. Creo que solo por elles, ya merez la pena tener el llibru. Lo curioso del casu ye que Inés y yo nun nos conocemos, nun falamos nunca por teléfonu, nin por “guasap”, nin por Skipe. Ella garró’l testu y dexó volar la inspiración, y salió esa cosa tan guapa qu’agora queda ehí, pal que quiera mirala y, seguro, guardala. Gracies Inés, ficísteme mui feliz. Y como se trata d’un cuentu: “Colorín colorao, esti cuentu ta acabáu”.