close
Un cachín d’Arcu Atlánticu

Un cachín d’Arcu Atlánticu

Esti añu nun pude esfrutar como otros del Festival del Arcu Atlánticu. Ye imposible dir a tolo que ta organizao, pero avezo a ver unes cuantes coses y asistir a dalguna charla o recital. Namás pude baxar a Xixón un día pero, eso sí, abúltame que lu aproveché enforma. Primero tuvimos nun recital de Pallabra y Música, nel qu’actuaben Iris Díaz Trancho, lleendo testos suyos, y Dani García de la Cuesta interpretando coses variaes y con variaos instrumentos.

Iris tuvo mui bien, tresmitiendo emoción y belleza con testos de “Nome” y de “Pincelaes”, dos llibros guapísimos escritos -y lleíos- con sensibilidá. Pese a que la xente ta más avezada a sentir lleer poesía, estos pequeños fragmentos de prosa poética fueron mui aplaudíos. Como lo fue tamién el polifacéticu Dani, que tuvo simpáticu -ensin pasase- en tolo que cuntó ya interpretó col vigulín y el rabel. Total un recital mui prestosu, cellebráu nun perguapu marcu como ye la Casona de Xovellanos y al qu’asistió numberosu públicu, de casa y forasteru.

Depués fuimos a picar dalgo a la parte gastronómica onde los buñuelos y les croquetes de bacalao de los portugueses faen de les suyes, acompañaos d’esi vinín verde y fríu qu’entra solu. Ensin tiempu a tastialo, pasamos a la Plaza Mayor onde taba tocando “Dixebra”. Un conciertu, pese al orbayín que tamién quixo dir, mui prestosu con un sonidu potente y un Xune Elipe múltiple y entregáu. O seya, como siempre. La nuestra sorpresa -taba cola muyer, el fíu mayor y la nieta- fue cuando sentimos a Xune (que nun sabía que tábemos ellí) dedicame una de les canciones por ser, dixo en broma, el creador del famosu “Merucu Xusticieru”. Prestónos muncho y Julia, la nieta, quedó más ancha que llarga al sentir la dedicatoria. Lo que ye tener un güelu famosu (ja, ja…) Total, xornada completa nesi Festival que, cada añu, da la impresión d’afitase más y gozar del favor de la xente. ¡Ah! Y ensin escandaleras a les tres de la mañana o coses peores. En fin. Pongo darréu un de los testos que lleó Iris entesacáu del so llibrín “Nome”:
NOME

La tierra tien nome de muyer. Tamién la mar, la casa, la mano, la pallabra.
El mio nome por embargu cabe nel bolsu d’atrás del to pantalón.
Nun diz más de lo  que diz. Nun tien xéneru nin númberu.
Tropieza siempre colos espeyos y  los escalones.
Ye un nome plastificáu pa los díes de lluvia.”