close
Verdi, Nabucco y el coru

Verdi, Nabucco y el coru

2016-03-13651Visitas

nabucc0 3La ópera gusta en Xixón. Asina, col cartel de «nun hai billetes», representóse esti vienres (y tamién el domingu) la famosa obra de Verdi, Nabuccco. Como estudiábemos de neños: «Nabucodonosor, Rei de Babilonia». La verdá ye que la obra fue tou un ésitu. Anque conocía delles partes del Nabucco (quién nun sintió, por exemplu, el «Va pensiero») nunca la tuve vista al completu y la verdá, ye guapísima. Lo primero que diría ye que se trata d’una ópera intensa. Al puntu que t’atorniella al asientu y fáite estar dos hores y media inmóvil. Nun hai esos momentos de relax nos qu’esfrutes con un aria o un diálogu fraseáu o una parte más llírica. Nabucco ye épica al completu. Agresiva. Dialéctica. Nun te da tregua y a la fin sales del teatru emocionáu… y cansáu.

La versión que se dio nel Teatru Xovellanos fue mui bona. Claro, unes coses más qu’otres. Pa empezar, la orquesta dirixida por Gianluca Marcianò tuvo a un altor grandísimu, con un soníu vibrante y emotivu que caltuvo a lo llargo de tola representación. Un trabayu agotador pa los noventa maestros de la orquesta que, pola so dimensión, necesitó que retiraren les primeres files del patiu butaques lo que, por cierto, provocó  dalgunes protestes de los abonaos. A Verdi présten-y muncho los coros pero ye que, en Nabucco, el coru ye esencial. Ye la representación del pueblu que ta constantemente interviniendo, unes veces como voz principal y otres como contrapuntu. Y el Coru de la Ópera d’Uviéu rayó na perfeición. Sesenta voces mixtes qu’unes veces actuaben como los hebreos y otres como los asirios, estremándose na vestimenta. Porque, y esi ye un gran acierto d’Emilio Sagi, el direutor d’escena, los hebreos nun vestíen ropaxes d’época, sinón que diben como nosotros, de calle. D’esi mou, lo que fué l’éxodu del pueblu xudíu, queda na obra homologáu a cualquier otru éxodu, como agora mesmo ta pasando colos refuxaos sirios o afganos. Nun facía falta facer munchu esfuerzu pa tar viendo nel sufrimientu del pueblu xudíu, los sufrimientos de los pueblos en guerra d’esti tiempu.

Vamos, pues, teniendo yá dellos protagonistes de la obra d’esti vienres: la maraviosa música de Verdi, la orquesta, elNabucco 2 coru… Vamos amestar dalgún más: la soprano Maribel Ortega, nel papel de Abigaille, la que creyía que yera fía de Nabucco pero que, na realidá yera fía d’una esclava. Y, por tanto, preterida en favor de la so «hermana» más pequeña Fenena, a la que’l rei quier como la so sucesora. El papel d’Abigaille dicen los espertos que ye un de los más difíciles de cualquier ópera, al puntu que pue estrozar la voz de dalguién que nun la tenga mui preparada pa ello. Cuéntase qu’a la gran María Callas, depués de cantala cuatro o cinco veces, el so maestru recomendó-y que si quería siguir la so carrera, dexare de cantala. Pues bien, Maribel Ortega tuvo perfeuta nel so cometíu, tanto nes notes agudes como nes graves, y los sucesivos cambeos d’unes  notes a otres, dramatizando mui bien el so papel. Del restu, gustóme muncho’l baxo Ernesto Morillo, nel papel de Zaccaría y la soprano María Zapata faciendo d’Anna, un papel mui curtiu pero intensu. En cambiu, l’italianu Damiano Salerno, que facía de Nabucco, tuvo regulín na primer parte de la obra, anque meyoró muncho nos dos caberos actos que cantó con solvencia. Bien el tenor Enrique Ferrer, nel papel d’Ismaele, un papel secundariu, ya igual la mezzosoprano María Luisa Corbacho, ensin tiempu pa poder brillar. Y un diez a tolo que ye’l montaxe de la obra. Yá citamos a Sagi, y xunto con él la escenografía, iluminación, vestuariu, etc. En resume, una gran ópera que nos fizo esfrutar dafechu a tolos que tuvimos la suerte de poder vela.