close
¡Democracia real, agora!

¡Democracia real, agora!

2011-05-181145Visitas

democracia-real-1El nuevu movimientu espontániu, asambleariu y democráticu que se punxo’l nome de «Democracia real, ya«, ta poniendo contra les cuerdes a los vieyos aparatos de los partíos políticos y los sindicatos que nun saben mui bien a qué carta xugar. Nun espaciu acotáu per ellos fasta l’agotamientu, nuna llucha por facese con cualquier frasca de poder por pequeñu que seya (asociaciones de vecinos, clubs culturales, asociaciones cíviques…), naguando por tapar o controlar cualesquier movimientu ciudadanu organizáu que pudiere poner en custión la so supremacía, surde agora con un puxu inesperáu un grupu de ciudadanos y ciudadanes, la mayor parte mozos, pero nun toos, que cuestiona, nun tantu la so esistencia, cuanto’l so funcionamientu. Un funcionamientu tentacular, manipulador, escluyente, y sobre too, corruptu.

¿Por qué vamos pagar nosotros una crisis que nun creamos, y que cuando dio beneficios tábemos escluídos d’ellos?democracia-real-2 ¿Por qué tenemos que financiar a los mesmos que la crearon, y qu’agora nos esixen cuentes a nosotros, ayenos como somos a cualquier responsabilidá? ¿Cómo pue salir alantre un país con 5 millones de paraos, y un 45% de paru xuvenil? Lo raro ye qu’esti movimientu nun surdiere enantes. Tamos fartucos. Fartucos de ser los paganinis de too. De nun tener trabayu y el qu’hai ser con contratos basoria. De nun poder algamar una casa digna con un preciu afayaízu, anque seya d’alquiler. De tar financiando, colos nuestros impuestos, a una Ilesia reaicionaria que va a la escontra  del progresu y del desarrollu humanu. De tar financiando, colos nuestros impuestos, a unos partíos políticos que lleven nes sos llistes a persones pendientes de xuiciu por corrupción. O que se tornen ca día más racistes p’alendar a un ellectoráu d’estrema derecha. De tar financiando, colos nuestros impuestos, a unos sindicatos avieyucaos que yá tiraron la toballa de la llucha escontra una patronal y un gobiernu cada vuelta más neolliberales.

Nun nos gusta l’actuación de les autoridaes finacieres, que namás que ven la solución a los problemes privatizando y eliminando derechos sociales. Nin que la llibre circulación seya sólo pa los capitales, pero non pa les persones. Queremos democracia real. Y querémosla agora. Asina que los vieyos partíos que nun cumplen la misión representativa pa la que fueron creaos, que cambien o que desapaezan. Y si tenemos una Constitución, que se cumpla. Que se cumpla nel derechu al trabayu, a una vivienda digna, a nun ser discrimináu por usar una llingua, o tener unes creencies non mayoritaries.

democracia-real-3Qu’esti movimientu ta faciéndo-yos dañu, dizlo la rapidez con que la Junta Central Electoral prohibió les concentraciones nes distintes ciudaes convocantes. Tamién la cai ye d’ellos, pese a que se trate de movimientos pacíficos que namás quieren emplegar la desobediencia civil. Y nun tardará muncho en que metan a provocadores dientro de dalgún d’ellos, pa llueu poder echa-yos la culpa de desórdenes o vandalismu. Esperemos que nun seya asina. Mentanto: ¡Democracia real, dafechu!