close
¿El Príncipe d’ónde…?

¿El Príncipe d’ónde…?

2009-10-25782Visitas

ESPAÑA-PREMIOS PRINCIPE DE ASTURASUna vuelta más ( y van ventinueve), cellebróse nel uvieín del alma esa ceremonia rellumante y «casposa» de la entrega de los premios «Principe de Asturias». Tal paez que los prohomes asturianos nun fain en tol añu más que preparase pa esi «gran día» en que, per unes poques hores, suenen nel marcu nacional ya internacional. Polítiquinos d’un y otru signu, sindica-listinos, xente d’eso tan cutre que se da en llamar «de la cultura», col inefable Teodoro López Cuesta nes primeres files, dan cada vuelta más perceguera, asonsañando a esos actores de segunda fila qu’apaecen nes películes americanes pa rellenar los espacios, neses fiestes «rellumantes» en que s’entrega dalgo: un premiu, una graduación… Tola ceremonia tuve intentando sentir el ¡Corten! del Spilberg de turnu, y ver como caún colaba pala so casa cola paga y el bocadiellu. Nun falemos yá d’eses distinguíes dames que saquen del roperu de les más distinguíes modistes/modistos esos modelos que llucen, a imitación d’otres xentes y otros llugares que se muerren por copiar.

Pero si too ello me resulta un migayín patético, nun ye nada col patetismu del que debiere ser el representante oficial, nestos actos, del pueblu asturianu: El Príncipe d’Asturies. Sí, hestóricamente, como caltién Xuan Ignaciu Ruiz de la Peña, la creación del Principáu en 1388 fue un castigu pal pueblu asturianu pol so mal comportamientu col Rei de Castiella, Juan I, el continuador d’esi castigu, o seya l’actual Principe d’Asturies, nun fai muncho por ganase el favor de los asturianos llibres de prexuicios y honores. Nun hubo, en tolos discursos oficiales que pronunció hasta agora, nel «marcu incomparable» del Campoamor, nin una sola referencia a la nuestra llingua, la nuestra cultura, les nuestres tradiciones, la nuestra mitoloxía, los nuestros bailles, la nuestra lliteratura…  Namás una sola vez, citó una frase d’una de les nuestres poetes y pa eso tuvo la poca vergoña de tornala al castellán.

Poco importa que llueu, al día siguiente de los fastos, vaiga na compaña de la Princesa a dar la mano a los aldeanos d’un pueblín ya preparáu pa facer de «Parque Temáticu» asturianu. Cuando lo hai que facer ye nel Campoamor, delantre de los illustres invitaos, delantre del restu del país, na ceremonia seria de la que da cuenta la prensa internacional. Lo otro ye namás pal consumu internu. Pa qu’eses vieyes qu’hai en tolos sitios del mundu, puedan dicir: «¡Ay, ne, mira que saláu ye». «Y que bon mozu», responderá-y l’amiga.

Por too ello, yo propongo dende equí dexá-y el títulu de Principe (nun vaigan pesllame’l blogue), pa que nun pierda categoría y la bona xente de los pueblos premiaos pueda siguir sintiéndose importante, pero quita-y l’añadíu d’ «Asturies», polo menos hasta que seya capaz de facer dalgún méritu pa ello.