close
¿L’estrañu ascensu de la ultraderecha finlandesa?

¿L’estrañu ascensu de la ultraderecha finlandesa?

2011-04-21Finlandiaultraderecha1050Visitas

finlandiaEsta fras, puesta ensin les interrogaciones, ye la más repetida nos últimos díes por munchos analistes políticos que nun son a entender cómo, un país que ye modélicu nel campu de la enseñanza, ta abangando nidiamente hacia la ultraderecha. Los datos son perclaros: nes caberes eleiciones, cuasi un 20% de los 4,4 millones de finlandeses votaron a un partíu cuyu nome yá da respigos. «Los Auténticos Finlandeses». Ya sabemos, el restu nun lo son.

Y esto asocede cuando, según l’informe PISA, Finlandia ye un de los paises cimeros nel grau de la enseñanza, siempre ente los tres o cuatro primeros, y que munchos ponen como exemplu de cómo habría qu’enfocar el tema nel restu los paises. Esti contraste, los primeros na enseñanza, y cada vuelta más ultraderechistes ye, n’efeutu, dalgo que nun paez llóxico.

Nel añu 2004, presenté una pequeña comunicación nel «X Alcuentru Internacional Llingua Minoritaria y Educación». Ellí, ente otres más coses, caltenía la opinión (qu’entá caltengo) de qu’una cosa ye la «enseñanza» y otra la «educación» y que nun siempre coinciden. La primera, la enseñanza, ta en manes de los «enseñantes», mentantu la segunda correspuéndenos a toos. La enseñanza vien arreyada al adeprendimientu, al aprendizax, mientres que la educaciónmapa-finlandia trata más bien de la formación integral del individuu como ser humanu, y trata de la conquista, del algame, de la propia personalidá. Nun siempre van xuníes. Conozo a persones que saben muncho, mui «enseñaes», pero que, ensin embargu, nun tienen nenguna formación como seres humanos. Y al revés, homes y muyeres que, quiciás nun tengan un nivel de conocimientu mui eleváu, pero son persones «cabales», xente solidaria, comprometida col mundu que los arrodia y coles persones que viven n’él. La Educación, con mayúscules, nun dexa de ser la suma de les pequeñes educaciones: la de la memoria y el conocimientu, claro, pero tamién la educación artística, la sentimental, la educación pa la llibertá y hasta una educación pa la democracia, imprescindible pa vivir nuna sociedá abierta y plural.

Pue ser que’l sistema d’enseñanza finlandés seya mui bonu, pero ta claro que’l so sistema d’educación falla. Esa ye, al mio xuiciu, la raiz del problema.