close
¿Una lluz ente la borrina?

¿Una lluz ente la borrina?

2012-01-24François Hollande1136Visitas

francois-hollandeEl discursu d’aniciu de campaña del candidatu socialista francés François Hollande supón, con tola prudencia de dalgo que ta principiando, una esperanza nel (prietu) futuru de la Europa Comunitaria. Trátase d’una voz nueva que vien a fender la monótona cantinela de más recortes, menos déficit, más privaciones y menos derechos sociales y llaborales. Una cantinela qu’interpreten a duo la Merkel y el Sarkossy, y que los demás mandatarios (que manden cada vuelta menos) siguen como oveyines que van al mataderu. Porque al mataderu nos tán llevando eses polítiques dafechamente restrictives qu’engurrien más y más les economíes doméstiques y siguen aumentando’l paru y desmontando el llamáu «estáu del bienestar».

Y ye qu’esto de la economía cada vegada paez más una cosa de «chamanes» en vez d’una ciencia. Caún de los interesaos interpreta los datos de mou distintu y apurrre unes «recetes» que yá se ta viendo que nun funcionen. Nin col PSOE, nin col PP. El que paez que debería saber daqué de too esto ye un premiu Nobel d’Econonía, que por dalgo-y lu dieron. Pues bien, el reputáu economista norteamericanu Paul Krugman, que ganó’l premiu nel 2008, diz tolo contrario de lo que tán faciendo los nuestros líderes europeos. N’efeutu, Krugman tien dicho: «L’austeridá nel gastu públicu tendría d’esperar a époques de xorrecimientu económicu, ya qu’afondar nella en tiempos de recesión deprime la economía entovía más». Añadiendo que los exemplos de mayor recorte del gastu nun permitieron salida nenguna de la crisis, y que los déficits a cortu plazu nun son un problema, que’l verdaderu problema ye una economía ensucha y un desempléu masivu. Debe ser qu’esti nun sabe, y los que sí saben son l’alemana y el francés. Asina nos lluz el pelo.

merkel-y-sarkossyHollande incide nes mesmes propuestes de Krugman y plantea una llucha ensin cuartel contra lo qu’él llama «la especulación financiera», afirmando que’l verdaderu enemigu ye’l «mundu de les finances» que «nun tien nome nin cara, que nunca nun sedrá candidatu, nin sedrá elexíu, pero ensin embargu gobierna». Pero’l discursu del candidatu francés a la presidencia va muncho más allá de los aspeutos esclusivamente económicos, anque estos fueren, claro, la exa del discursu. Asina fizo muezca nel «llaicismu» , na «igualdá», na «xusticia», nel «ecoloxismu», en renegar del «Dios del Dineru» y lluchar escontra la especulación. Y pa ello, nun se quedó namás na retórica, sinón qu’enunció midíes concretes en temes como la xubilación,  la educación, la xuventú, una tasa que gravaría les transaiciones financieres, etc.

Ye mui ceo pa saber qué va a pasar con François Holland nel futuru. Van ser munches les torgues y pilancos con que van a enllenar el so camín, primero na propia Francia y, llueu, si derrotare a Sarkossy, na mesma Europa. Pero ún nun pue dexar de saludar la presencia del candidatu socialista francés con un álitu d’esperanza, porque lo que diz vien a suponer una lluz ente la borrina.