close
A los andaluces va-yos la marcha

A los andaluces va-yos la marcha

2015-03-23386Visitas

Bandera andalucíaLa opinión política ye como la del fútbol: tol mundu ye seleicionador nacional. Poro, supongo qu’en tolos mentideros d’opiniones polítiques habrán esmenuzao, por activa y por pasiva (¡qué espresión más guapa!) los resultaos de les eleiciones andaluces, y tendrán sacao les conclusiones corréutes caún de los «opinadores», anque la mayoría seyan contrapuestes. Voi dicir yo lo que se m’ocurre, total un más nun importa.

Y lo primero que se m’ocurre ye qu’a los andaluces va-yos la marcha. Porque dime tu a min que con tolos escándalos que tán aflorando, nos que ye protagonista’l PSOE, l’electoráu andaluz vuelve a da-yos el gobiernu del so país. Nun importen los ERES, les Peonaes, les trampes nes comisiones paritaries de los Cursos de Formación… Y nun importa qu’en toes eses «chorizaes» tean implicaos los másimos responsables del gobiernu de la formación socialista, los señores Chaves y Griñán, qu’entovía ocupen escaños y otros puestos políticos, nin otra riestra de políticos, sindicaleros y empresarios que comieron de la so mano… Nada de too esto ye abondo. Pese a la prometedora entrada de grupos nuevos, los andaluces siguen banciándose ente los arreyaos al poder y los señoritos caciquiles.

¿Qué quier dicir esto, al mio xuiciu de seleicionador nacional de la política? Pues que ye una parte de la sociedá andaluza laGriñán y Chaves que ta corrompida. Llibramos, claro, a les honroses esceiciones que siempres hai, hasta nel infiernu (seguro qu’ellí tamién hai dalgún inocente por enquivocu), pero un gran restu ta mui a gusto con eses pequeñes (o grandes) corrupteles que provienen de los famosos «chiringuitos» que da’l poder. Coles falsificaciones, col cobrar ensin trabayar, con too eso que ta embaxo sospecha y que debe tar tan afincao nesa  parte de la sociedá andaluza, que nun quieren cambiar.

Alcuérdome cuando en Galicia se ficieron, va unos cuantos años, unes grandes redaes de «capos» de la droga y se zarraron instalaciones onde se trabayaba y se distribuyía pal restu’l país (incluyida Asturies). Pues bien, munchos de los que trabayaben pa esos capos protestaben porque aquello yá yera pa ellos una forma de vida, de sustentu. Abúltame que na sociedá andaluza, les trampes llegales ya illegales algamaron tal altor que tien de costar muncho l’esaniciales dafechu d’ellí. Por eso hai que siguir votando al que caltién al castiellu de naipes de pie, porque’l día que caiga, munchos de los que se beneficien d’el, van tener que buscase la vida de verdá, como lo fai la xente honrada que, por cierto, con estos exemplos cada vuelta hai menos. Que me perdonen los que votaron al PSOE namás que pola so ideoloxía, o la so tradición de combate. Contra esos nun tengo nada, a la escontra, apláudolos pola so consecuencia, pero al restu, a los que pretenden siguir «tirando del tetu» mientres la vaca aguante, espero que la cosa nun-yos dure muncho, pol bien de la propia Andalucía. En fin, como dixi un poco en broma nuna Olivina reciente: A la qu’había que votar n’Andalucía yera a la xueza Alaya. Güei reafírmome nello.