close
Adieu, monsieur Aznavour

Adieu, monsieur Aznavour

2018-10-03632Visitas

Yo tengo eso que se llama «parálisis musical». Ye una enfermedá que fai que la to memoria musical (la mía, claro) haya quedao conxelada nos años de la mocedá. Nun sé si daveres esiste esa enfermedá, pero si esiste ye lo que yo tengo. A min préstame muncho cantar, anque nun tengo mui bona voz, y tamién xiblar que sí faigo bien. Cuando friego la cacía o plancho, cuando me ducho o paso la escoba, canto o xiblo. Y el mio repertoriu nun tien canciones de más p’acá de los años 80. Nun ye a posta, salme espontaniamente. Y dalguna de les mios canciones favorites, les que más canto o xiblo, vienen al rodiu del gran Charles Aznavour. Venecia sin ti, claro. La boheme, claro. Pero tamién otres munches: «Amor eres como un día», «Y por tanto»… nun sé, nun quiero mirar en google pa poner otres. Lo que quiero dicir ye que nun me da más qu’Aznavour haya muerto. Bueno, probe, sí que me da más. Quiero dicir que yo voi siguir cantando y xiblando les sos canciones como si nun hubiere muerto. Pa min ye indiferente, quitando’l duelu que la xente que lu quería va a pasar. Él sigue vivu, anque ya nun tea nesti mundu, y les necrolóxiques que ponen estos díes nos periódicos van a escaecéseme en pocu tiempu. Aprovecho, entós, pa dici-y:  «Adieu, monsieur Aznavour», persabiendo que la mio parálisis musical va a volver a traémelu a la memoria cualquier día d’estos. Dacuando memoria y vida confúndense. Seguro qu’a él-y prestaría saber que na mio casa sigue vivu.