close
Al Marqués nun-y presten les crítiques

Al Marqués nun-y presten les crítiques

2015-04-01339Visitas

Vicente del BosqueDe magar el probísimu partíu que xugó España escontra Ucrania, a la que gano un a cero, hubo na prensa les llóxiques crítiques del mal xuegu de la seleición. Nun ye un tema nuevu. España vien faciendo’l ridículu dende va munchu  tiempu, anque onde más se visualizó’l desastre fue nel últimu mundial en que nos mandaron pa casa a les primeres de cambiu. Los seleicionadores d’otros países que, inclusive lo ficieron meyor que nosotros, presentaron éticamente la so dimisión, dando pasu a otru que garrara’l relevu  y que pudiere facelo meyor..

Equí non. El Marqués de Del Bosque, col consentimientu del ineptu Jose María Villar, siguió impertérritu, con esa cara de poker que tien y que más que serenidá lo qu’a min me tresmite ye «tancredismu»: o seya, ver venir el toro y quedate quietu a ver si pasa de llargo.

Pues bien, agora que les cañes se tornaron llances por mor d’unos espectáculos (?) y unos resultaos ablayantes, (como’l 2-0 d’ayeri ante una paupérrima Holanda) el Marqués sal a dicir qu’agora les crítiques escontra él y los sos muchachos son negatives. Debe ser que nun ta avezáu. Del Bosque tuvo la gran suerte de garrar a un equipu fechu, con un sistema tácticu afayaízu pa los xugadores que lu practicaben, y con una moral poles ñubes. Too ello obra del gran Luis Aragonés, «el sabiu d’Hortaleza» que, como correspuende a esti país de mediocres y enchufaos, cesólu namás proclamase Campeón d’Europa, escudándose en que’l quería dimitir diba ya tiempu. Poco esfuerciu ficieron por comencelu. La verdá ye que Luis yera un home incómodu por dicir siempre la verdá (la suya, claro) y facer lo que la concencia-y dictaba. La prensa machacólu lliteralmente (ehí tán les hemeroteques) por quitar a Raúl, vieyu ídolu acabáu del madridismu, y poner col so númberu a Villa, lo que a la fin supunxo un gran aciertu. Pero el Marca y el As nunca-y lo perdonaron. A cambiu Villar nomó a un paisanu dócil, moldeable, ensin perfiles polémicos, que dexó que’l tren siguiere la so marcha pela vía ensin meter munchos palos nes ruedes, anque dalgún sí metió lo que pudo costanos la eliminación del otru européu y del mundial. La cosa furruló hasta que los xugadores emblemáticos de la seleición se ficieron mayorinos. Llegara’l momentu de facer cambios.

Too esto que digo nun ye nuevu. Vengo  diciéndolo dende va munchu tiempu («Los errores de del Bosque»-2010; «L’estilu Del Bosque y otres babayaes»- 2013, etc.) Paez qu’agora, a la fin, hasta la prensa más canallesca dase cuenta d’ello. Anque entovía testeren: «Hai que camudar l’estilu». Non, hai que camudar l’entrenador. Porque ver nestos momentos xugar a la seleición española ye’l mayor aburrimientu que pue haber. Val más un partíu de xuveniles que ver arrastrase pel campu a unos profesionales, na so mayoría multimillonarios, ensin orde nin conciertu. El Marqués sigue con aquel famosu Tiki-Taka que tanto-y prestaba enantes a la prensa, pero qu’agora ye un pelotéu insulsu nun tarrén  onde nun faen dañu a naide. Y pa ello prescinden de delanteros -pon a ún de cada vez y nel descansu quítalu- dexando tamién a la defensa al ventestate. Cuando tolos equipos importantes del mundu parten d’una defensa fuerte, xunida, aguerrida, un mediu del campu polivalente, de robar y contratacar, y un par o tres de delanteros amenazadores (el R.Madrid la famosa BBC; el Barsa con Messi, Neymar y Suárez; el Atletico de Madrid con Torres y Griezman o Mandzuzic, etc.) esti tíu llistu sigue con aquello del «falsu nueve», y toes aquelles teoríes de los 14 centrocampistes piquiñinos  que masuñen la bola hasta que la pierden y nos monten un contrataque de la hostia. En fin, pa nun allargame más y como dixi una vez inútilmente: el problema d’España nun ye que xuegue con un falsu nueve, ye que xuega con un falsu entrenador. ¡Tocayu, a qué esperes pa colar pa casa!