close
Almiráu Cassius

Almiráu Cassius

aliSeguramente ye’l boxéu l’espectáculu deportivu más lliterariu y cinematográficu de tolos qu’hai. Nun recuerdo grandes películes o noveles (nun digo que nun les hubiere, digo «grandes») de deportes como’l fútbol, el baloncestu, el rugby y otros. Si hai dalguna d’atletismu («Carros de fuego») y la de «Invictus» tenía más de política que de deporte. Recuerdo, en cambiu, un piñu de grandes pelis sobre’l difícil mundu del boxéu: Toro salvaje; Fat City; Más dura será la caída; Marcado por el odio; El ídolo de barro… y unes cuantes más que sería mui  llargo de rellatar. Agora, colos nuevos tiempos, considérase un espectáculu brutal que fiere a munches sensibilidaes que, ensin embargu, nun tienen problema en ver nos telediarios la llucha pola vida de refuxaos ya inmigrantes. Esi sí que ye un espectáculu brutal.

En fin, muerre agora, non un boxeador más, sinón el meyor. El Rei. Don Cassius Clay. Yá sé qu’él cambió de nome, con tol drechu del mundu, pa pasar a llamase Muhamed Alí, pero a min préstame más siguir llamándolu como cuando supi d’él: Cassius Clay. Yera la época de los grandes combates ente pesos pesaos qu’enllenaben el Madison Square Garden en Nueva York, o el Luna Park en Buenos Aires. Y dalgunos namorámonos d’esi deporte a traviés de los cuentos de xente como Xulio Cortazar, Jack London o Inaciu Aldecoa. Recuerdo los entamos, los preliminares, del primer combate de Clay pal títulu de los grandes pesos escontra Sonny Liston. Liston yera una mole. Un home que s’abría pasu a puñetazos dende la más pergrande miseria, hasta la cume de la fama al derrotar na menos qu’a Floyd Patterson, que yera’l campeón, por dos vegaes nel primer asaltu. «El gran osu» lu llamaben. Y hai semeyes perehí d’aquel espigáu rapaz de 22 años, que pasiaba peles cais de Nueva York con un farol na mano diciendo: «Voi a cazar al gran osu«. ¡Y vaya si  lu cazó! Derrotólu doblemente, la segunda vegada por K.O. nel primer asaltu.

Dende ehí, Clay brilló con lluz propia porque yera un gran boxeador, pero tamién un gran publicista. Un home que nin quería ni podía pasar desapercibíu. Munchos creyimos que, cuando-y quitaron el títulu por negase a dir a la guerra de Vietnam, el so futuru como boxeador llegare al so fin. Pero enquivocámonos. Resurdió de les cenices y volvió a ser campeón del mundu diez años depués. LLuchador polos drechos humanos y poles minoríes étniques, tuvo’l so colofón na grandiosa pelea escontra George Foreman en Kinshasa. Aquello fue un maraviosu final pa la carrera del meyor boxeador de tolos tiempos. Que la tierra-y seya leve al gran Cassius Clay.