close
Amagüestu na Tabacalera

Amagüestu na Tabacalera

Ye como tolo nuestro, nun nos val con facer una cosa sola pero curiosa, hai que contentar a toos: partíos políticos, sindicatos, asociaciones culturales, asociaciones de vecinos, plataformes de xubilaos/es, antiguos amigos del Cuartel del Simancas, Banda de Trompetes y Tambores del Llano d’Arriba, etc. etc. Y, claro, como ye imposible poner d’alcuerdu a tou esti mangaráu, entós queremos contentalos a toos poniendo un cachín pa cada un. Yá pasó con eso de les medalles de la villa de Xixón, o como coño se llame esi inventu pa premiar a destacaos grupos o personalidaes de la ciudá. Como ye imposible apautase nunos premiaos de consensu, pues cada grupu municipal dá-ylu a quien más-y presta. A los de la so cuerda, a los amigos ideolóxicos, a los que-yos caen bien ensin medir la importancia que tuvieron pa la comunidá que los premia.

Agora toca con esi llamáu “edificiu emblemáticu” que ye l’antiguu conventu de les Agustines Recoletes -onde ingresó doña Xosefa Xovellanos en 1793, y que taba asitiáu nun prau del so hermanu llamáu”La Atalaya”- que cola desamortización pasó a ocupar la famosa Fábrica de Tabacos hasta que zarró nel añu 2002. Llama yá la atención que se empiecen a facer les obres ensin saber entovía qué se va a facer con él. A qué va a dedicase. Porque, supongo yo, que nun será lo mesmo que vaya a ser un muséu, qu’un auditoriu, que’l cuartel de la Guardia Civil de Cimavilla. Pero bueno, supongamos que delles obres son necesaries fuera lo que fuere. En cualquier casu habrá que tener claro a qué va a dedicase. Pues bien, la señora alcaldesa doña Carmen Moriyón y el so grupu municipal que manda en Xixón proponense contentar a toos. Asina l’ edificiu va a ser una especie de “multiusos” -como l’aceite tres n’ un que s’echa nes cerradures- nel que toos van tener un cachu de dalgo suyo: Centru d’interpretación (¡oiga, cuando nun sepa qué facer, faiga un centru d’interpretación de lo que sea!), espaciu polivalente (o sea, que val pa too, colo cuál yá con eso abastaría), dos espacios de Creación Abierta (con mayúscules) pa industries creatives (¿toles industries creen dalgo, non?), un centru cultural de proximidá (al llau de casa, pa poder dir andando), un salón d’actos (pa lo que cuadre, que dalgo siempre cuadra), y una cafeteria (imprescindible, porque en Cimavilla hai pocos bares).

Dame la risa. Si nun fuere porque van a enterrase ehí munchos millones del nuestru bolsu sería pa echalo a gritos. Pero ye que’esi amagüestu, amás de caru, nun tien sentíu. Agora, gracies a Dios (ye un dicir) en tolos barrios de Xixón hai un polideportivu, un centru cultural o cívicu, un centru municipal descentralizador del ayuntamientu, una biblioteca, un salonín d’actos (a veces “salonón”, como’l de Pumarín)… Y llueu hai tropecientos museos parciales que recueyen la obra d’un o otru pintor o escultor: pa Evaristo Valle, pa Nicanor Piñole, pa un tal Barjola que nin siquier ye asturianu… Pero lo que nun hai, a la escontra que’n munches otres ciudaes, ye un verdaderu muséu de la ciudá. Un sitiu que recoyera la nuestra historia a lo llargo del tiempu. La historia de los llugares, de la xente, del arte, del deporte, de los personaxes célebres o populares. Partiendo, claro, de los importantes restos arqueolóxicos apaecíos nel conventu qu’entovía tán por valorar. Un muséu modernu que sería visita obligada pa la xente de casa y pa los forasteros que quixeren saber de nosotros y de la ciudá que tán visitando.

En fin, lo dicho, hai que contentar a toos porque ye imposible facer lo que debiere ser obligación de cualquier políticu y más los de los ayuntamientos: llegar a alcuerdos pol bien de la so ciudá. Asina que ¡toos al amagüestu! ¡Hai sidra dulce!