close
Antroxando en Whasington

Antroxando en Whasington

Les noticies que nos lleguen del “viaxe rellampiu” del nuestru Presidente del Gobiernu a Whasington son preocupantes. Non porque ellí se tratare nada importante, facese la semeya y poco más, sinón pola imaxen d’aldeanismu y probitú que dimos nosotros (“nosotros” en cuantes ciudadanos representaos pol Presidente) y la d’ignorancia galopante y miseria intelectual que dieron ellos (“ellos” idem, idem)

Pa empezar Rajoy presentóse na capital de los EE.XX. con una pata de xamón baxo’l brazu, talo que José Luis Ozores en “Recluta con niño” (ellí yeren unos pitos) y tan despistáu como Paco Martínez Soria en “La ciudad no es para mí” (el Whashington Post achacábalo al Jet Lag). Una imaxen de zoquete atrasáu que nun pinta col nivel cultural que se-y supón a un país como España.

Por si esto fuere poco, diz la corresponsal en Nueva York, Mercedes Gallego, que’l señor Rajoy siguió demostrando la so ignorancia supina nel usu del inglés. Paez mentira que nun cargu políticu del másimu nivel, nun seya obligatorio una conocencia de la llingua internacional por escelencia. Toi dispuestu a pagar 5 euros al mes pa que’l mio presidente vaya a una bona academia y nun faiga’l ridículu cada vez que sal d’España. Al presidente Trump llamólu “Trun” y otres veces “Tron”, según la reseña del periódicu. Dientro d’esi despiste xeneralizáu, al referise al de Venezuela llamólu un par de veces “Madero”, dexando bien a les clares que l’únicu “madero” qu’ellí había yera él.

Y qué dicir del otru “premiu Nobel”, el de los americanos. El mayor argumentu que tuvo pa defender la unidá d’España, menaciada polos independentistes catalanes fue: “Los catalanes seguirán en España porque es un país muy bonito e histórico”. Argumentu que pue treslladase a Puigdemont y Cia cola seguridá de que eso los comencerá de la babayada que fadríen marchando d’España. En fin, de ponese coloráu.

Total que perellí polos “Guasintones” y los “Nuevayorques” pásase bomba. Yá sabéis, cuando queráis antroxar fuertemente, davos una vueltina per esos pagos, y si podéis llevar a un par de presidentes con vosotros, muncho meyor.
(Semeya: El País)