close
Arturín

Arturín

2019-07-04Arturo Fernández125Visitas

Paecía d’eses persones eternamente xóvenes, de les que non muerren nunca, pero ta visto que la de la gadaña, más o menos democráticamente, nun fai distingos. Morrió Arturo Fernández, el galán, como s’apresuren a dicir tolos medios de comunicación. En Xixón fue siempre Arturín, nun facía falta pone-y apellíu nin dicir de quién se trataba. Cuando paseaba pola cai Corrida o se sentaba nuna de les terraces tenía una cohorte d’almiradores, tanto muyeres como paisanos. Recuerdo una moza, de mui bona familia xixonesa, que fizo bastante’l ridículu por andar siempre detrás d’él, colo qu’agora se llamaría «acosu sesual». Nun sé cómo acabó por fin aquello. Arturín nunca nun fue un gran intérprete, anque sí un actor resultón. Principió en papeles serios protagonizando dalgunes películes policiaques del direutor catalán Julio Coll, como «Un vaso de whisky», pa pasar más alantre al xéneru románticu onde fendía munchos corazones femeninos, ente ellos el de la guapísima Elke Sommer en «Bahia de Palma»: ¡Qué envidia me daba! Y  encasillóse en papeles de cínicu y «bon vivant», calcaos unos a otros. Creo que la meyor actuación que tuvo fue la de «Truhanes», de Miguel Hermoso, que llueu se camudó nuna serie de la tele. En Xixón lu adoraben, sobre too la xente de la tercer xeneración. Como persona siempre me paeció un poco «chisclás», basculando los sos amores ente Xixón y Uviéu según asollara’l vientu. De Gabino de Lorenzo a Tini Areces.  Ye verdá que fue embaxador del nuestru País, Asturies, pero dando una visión un poco babaya. Lo de «chatina» y toes eses tonteríes qu’él esplotaba convenientemente. En fin, que se fue Arturo Fernández. Arturín, pa los de la playa. Bueno, pues que descanse en paz, claro.