close
Asturianu y braille

Asturianu y braille

2009-12-19braillepedro zurita749Visitas

Esti añu a piques de finalizar, 2009, cúmplese’l doscientos aniversariu del nacimientu de don Louis Braille, l’home que, col so sistema de llectura, tanto aidó a les persones ciegues a acceder a la cultura y el conocimientu. Nun sedría xusto que finara ensin dedica-y unes llinies a esta insigne personalidá. Y naide meyor que l’asturianu don Pedro Zurita, intelectual, políglota y home de mundu, que llegó a ser el responsable másimu de la Organización Mundial de Ciegos, pa poner unes lletres, como gran conocedor y usuariu del métodu braille, nesti modestu blogue al qu’accede como gran amigu. El textu que va darréu escribiólu dafechamente n’asturianu don Pedro Zurita.

El braille y l’asturianubraille

El 4 de xunu d’esti añu pronuncié una conferencia sobre Luis Braille ya’l máxicu sistema de seis puntos en relieve qu’elli inventó pa que los ciegos pudiesen lleer col tactu. El sistema nómase acordies col so apellíu, braille, en cásique toles llingües del mundu.

En 2009 celebramos el bicentenariu de la nacencia de Luis Braille, que vieno al mundu’l 4 de xineru de 1809 en Coupvray, pueblín situáu a unos sesenta kilómetros de París, percerquina d’ú ta anguaño Eurodisneylandia. El pá de Luis yera guarnicioneru y a los tres años el neñu firióse fatalmente nun güeyu con una ferramienta cortante nel taller de so pá. La infeición pasó aína a l’otru güeyu ya’l piquiñín cegó dafechu.

Los sos pás afortunadamente nun quedaron tan campantes ante esa calamidá y so pá tentó facer tablines con reproducciones de les lletres en relieve. El maestru de la escuela del pueblu acoyólu como un alumnu más y gracies al gabitín que-yos dio tamién el párrocu de Coupvray la familia algamó qu’en 1819 el so rapacín de diez años ingresare na escuela en París que dalgunos años enantes fundare Valentin Haüy.

braille2El neñu camentó nel intre que los pocos llibros qu’había na escuela con reproducciones de les lletres de la escritura ordinaria en relieve nun yeren afayadices pa la llectura táctil. El xoven Luis acolumbró un rayu lluminosu cuando’l capitán d’artillería Charles Barbier presentó a la escuela’l so inventu de comunicación per aciu del tactu con signos compuestos de puntos que representaben soníos de la llingua francesa. La primera finalidá de Barbier fue facer posible que los soldaos trucasen mensaxes na escuridá. El direutor de la escuela n’aquella dómina, Alexandre-René Pignier, tuvo l’actitú perbona de dexar que los propios alumnos ciegos fueren los qu’envaloraren la posible utilidá de propuestes asemeyaes a les de Barbier de sistemes de llectura táctil. Luis percibió ceo que’l puntu yera muncho más afayadizu que la llínia continua pa la perceición de la yema del deu. La so propia esperiencia deprendió-y que los signos de Barbier, dos columnes de seis puntos, teníen un tamañu que nun respetaba la perceición táctil. Elli tuvo la ocurrencia xenial de facer prebes reduciendo la cantidá de signos ya algamar la conclusión de que l’ideal pa la captación táctil yeren dos columnes de tres puntos. Luis quixo tamién inventar un códigu que nun se llimitase a representar soníos sinón que fuere un alfabetu convencional pa tolos signos de la escritura ordinaria. Luis yá ensiñó en 1825, cuando namás tenía 15 años, un códigu de llectura táctil per aciu de puntos en relieve que yera cásique igual que’l que güei emplegamos universalmente en toles llingües del mundu ensin esclusiones. Con ferramientes afayadices, el sistema Braille pue tamién escribise.

La persona na territorial de la ONCE n’Uviéu, José Luis Iglesias que promovió la idea que yo compartiere los mios pensamientos ya sentimientos sobre’l braille conocía la mio pasión poles llingües ya’l mio interés pol asturianu. Algamó la torna al braille d’un cuentu de Vicente García Oliva, la Bruxa Pumarina y el Dragón Maragatu, ya tuvo un enfotu pergrande pa que’l día de la mio conferencia tuviesen presentes la presidenta de la Academia de la Llingua Asturiana, Ana Cano, ya’l mesmu Vicente García Oliva. Yo entamé la mio disertación lleendo un cachín del cuentu de Vicente que punxere en Braille en papel en mio casa con un ficheru en doc que m’unviaren.

El braille ye un mediu maraviosu pa que les persones ciegues podamos lleer co’l tactu. Con práutica ya habilidá munches persones algamamos velocidaes de llectura perprestoses. Les nueves tecnoloxíes faen posible la producción de braille en papel a costes non prohibitivos y con una rapidez ablucante. Anguaño tenemos tamién dispositivos que se conecten al ordenador y que reproducen en braille signos en llínies de 20, 40, 60 u ochenta carauteres que van apaeciendo y desapaeciendo. Hai un programa, que llamamos un llector de pantalla, qu’empobina una voz sintética y el dispositivu de producción de braille ensin papel. Lo ideal ye combinar voz y braille acordies colos textos y lo que se faga con ellos. Pa correxir lo que s’escribe’l braille ye perútil ya cómodu.

Vicente quedó percontentu cola llectura en braille de la so «Bruxa Pumarina. De magar el nuesu alcuentru naceu ente nos una amistá ya colaboración perbones. Cuando fai tres años estudiaba asturianu nel Centru Asturianu de Madrid el profesor Pablo Suárez facilitaba’l mio emplegu del braille na clas ya la ONCE punxo’l so granín d’arena per aciu la torna d’una gramática asturiana. Pablo atrevióse a escoyeme pa que yo lleere en públicu en braille un cachín d’una novela d’Esther Prieto y un poema de Berta Piñán nos actos conmemorativos del día de les Lletres Asturianes en mayu de 2007. Vicente unvíame munchos de los sos rellatos y noveles en ficheros doc que yo tengo la opción de lleer nel ordenador o tornar en braille en papel cola mio propia impresora especial. En xeneral, emplego la estratexa d’imprimir los textos en braille en papel, pues pa deprender y falar asturianu eso ye perbono. Puedo tamién escanear textos ya agora los fallos de reconocimientu nun son munchos. Por embargu, ye una bendición imprimir dende ficheros ensin cásique nengún enquivocu. La conversión de la escritura ordinaria a la escritura braille ye un procesu informáticu perrápidu ya perfechu.

José Luis Iglesias cuando me fizo aquel regalu tan especial esi 4 de xunu cola presencia d’Ana Cano y Vicente García Oliva aidóme de xuru enforma bien a adherime ensin reserves ya con entusiasmu al cultivu de la nuesa llingua asturiana. Xestos como los de Vicente García Oliva son un elementu perguapu na construcción d’un mundu pa toos nel que, seyan cuales seyan les nueses circunstancies personales, naide mos sintamos escluíos.