close
Beethoven, Tchaikovsky… y Asturies

Beethoven, Tchaikovsky… y Asturies

Asistimos, el domingu día 19, al Conciertu que La Orquesta de la Universidá d’Uviéu dio nel Salón d’Actos de la FIDMA, la Feria Internacional de Muestres d’Asturies como pieslle de la mésma. La orquesta fue un apueste personal del equipu rectoral, encabezáu por don Santiago García Granda, que retomó una anterior que llevaba tiempu ensin funcionar, y que vien pente medies del Vicerrectoráu d’Estensión Universitaria. Esti día, vimos a una orquesta entonada, con una estupenda sonoridá y una perbona afinación, too ello de la mano del so actual direutor don Pedro Ordieres. Ello produxo un estupendu conciertu col que nos regalaron a los que cuasi enllenamos la sala.

La primer pieza qu’interpretaron fue la perconocida Romanza en Fa pa vigulín y orquesta, de Beethoven, na que se lució Daniel Jaime Pérez como primer vigulín. Una delicia. La segunda fue una obra que nun conocía, una Romanza de Tchaikovsky que me paeció de mui difícil execución y na que destacó el chelista Maximilian Von Pfeil, que xugó perfeutamente cola orquesta los cambeos de melodía. Tuvo que saludar delles veces. Pero lo que más me prestó del conciertu fue l’incluyir una pieza sinfónica asturiana, del ovetense Manuel del Fresno, titulada “Paisaxe Asturianu”. Una especie de poema sinfónicu qu’entemez varies melodíes populares asturianes. Una cosa mui guapa y que, na execución de La Orquesta de la Universidá d’Uviéu sonó maraviosamente. La xente recibióla con alborozu y el direutor tuvo que volver delles veces a saludar.

Yá yera hora de qu’una Orquesta Sinfónica, y más tando n’Asturies, incluyera dalgo de la nuestra música en dalgún de los sos conciertos. Tamos fartucos de que, a la escontra de lo que pasa n’otros llugares onde sí se valora y s’interpreta, xunto con otres obres clásiques, la música propia, equí nunca se faiga. Igual pasa cola canción llírica, onde tamién hai grandes obres asturianes que poques vegaes se sienten nos conciertos. Prestó muncho, y asina lo espresó’l públicu asistente, sentir a un autor asturianu compartir escenariu con grandes clásicos, como Beethoven o Tchaikovsky. Dende llueu, nada que desmerecer. A la fin, y completando una nueche d’asturianía, la orquesta interpretó la música del himnu d’Asturies col públicu, emocionáu, puestu en pie respetuosamente. Así, sí.