close
Cantantes «de la tierra»

Cantantes «de la tierra»

2012-08-14Danny DanielLuis Gardey521Visitas

Al rodiu d’esta Selmana Grande de Xixón (lo de la «Semanona» ye una cosa que me fiede, que nun tien nengún raigañu popular y qu’inventó Pachi Poncela nun Pregón) coincidieron per estes tierres dos cantantes que na mio xuventú tuvieron muncho aquello. Son d’esos personaxes que suelen llamase «de la tierra», nun sólo porque nacieron equí, n’Asturies, sinón porque la xente d’equí asina los tien consideraos. Otros casos hai que, tamién nacíos asturianos, nun tienen esa consideranza. Nun sé el porqué d’ello. Esos dos a los que me refiero son Danny Daniel y Luis Gardey. Dos vieyes glories que nun se resignen a pasar a meyor vida… musical.

Conocí a Danny Daniel xugando al fútbol col Pelayo de Xove. D’aquella yera sólo Daniel. Facíalo de Delanteru Centru y tenía (y tien, anque menos) mui bona planta. Yera un delanteru rápidu, acometedor y lluchador, pero en nengún casu una estrella. Llevaba’l pantalonín mui curtiu, polo que l’afición-y tenía puestu’l nomatu de «el ñalga». Yá sabemos como se les gasta la xente en Xixón con eso de los motes. Yo xugué nel Ciares con José Luis, que yera un estremu rápidu que la tocaba bien. Yera hermanu del «ñalga» y abúltame qu’heredó’l nomatu.

Daniel mancóse dafechu y tuvo que dexar el fútbol. Perdí-y la pista hasta qu’un día sentílu pela radio cantando aquella «cursilada» de «El vals de las mariposas», qu’aína fue un ésitu de ventes. Claro que lu cantaba cola maraviosa Donna Hightower, una de les muyeres más fees que vi, pero con una voz espléndida que-y encartiaba pa cantar Jazz (y tolo que quixere, claro). Sofitáu nel so gustu pa componer y la so voz xunto a la Hightower, Daniel tiró p’arriba faciéndose perconocíu n’España y nel estranxeru. Llueu rompió con ella (creo que yeren pareya sentimental), pero’l xixonés yá taba llanzáu al estrellatu onde s’asitió a lo llargo unos añinos. Del so repertoriu destacaría la mui guapa «Por el amor de una mujer», que llueu sirvió-y pa entrar nel rodiu de Julio Iglesias, al que-y compuso delles canciones, anque nenguna de tantu ésitu. Agora diba tiempu que nun sabía d’él hasta que lu nomaron pregoneru de les fiestes del pueblu.

El casu de Luis Gardey fue distintu. Villaviciosín (de Quintes), pero criáu artísticamente en Xixón, cantó per toles sales de fiestes, romeríes, verbenes y demás folixes de la tierra, a la escontra de Daniel que se dio a conocer fuera, enantes de cantar perequí. Anque tamién componía, les canciones coles que trunfó n’aquella dómina fueron «versiones» d’ésitos internacionales, como «Ma vie». Del so repertoriu sonaron munchísimo: «Déjala, déjala», «Yo que no vivo sin ti» y «Un amor como el mío». Al ver agora la so edá camenté que yera más vieyu, porque yá cantaba nel «Somió Park» cuando yo yera un guah.e de pantalón curtiu.

Remembré, entós, los años d’infancia y mocedá al ver otra vuelta nos papeles a estos dos cantantes «de la tierra». Dos cantantes bien distintos: Gardey, el típicu bon rapaz al que toos queremos por xenru, agradable y con una voz guapa. Daniel, un poco chuleta (lo que-y tien costao dalgún disgustu) anque tamién con prestosa voz. El primeru trayáu «en casa», onde llogró trunfar. El segundu que tuvo de colar pa facese famosu y retornar al país. En nome d’aquellos llonxanos años, un saludu pa los dos.