close
Celia en la revolución (I)

Celia en la revolución (I)

2016-10-13670Visitas

retrato-elena-fortc3banElena Fortún fue una escritora a la que, hasta la publicación d’esta novela, teníasela por una «burguesina» qu’escribía coses pa «burguesines». N’efeutu, Encarnación Aragoneses de Urquijo, que yera’l so verdaderu nome, ñació nuna familia acomodada, más d’ínfules que de perres, al puntu que so madre nun la dexaba xugar colos compañeros del colexu porque yeren -o dicía ella que yeren- de menor clas social. Fía única, de calter enfermizu, fue feliz fuera d’esi ambiente opresivu, en casa de sos güelos paternos, nun pueblín de Segovia. La muerte de so padre, y los recursos qu’ésti aportaba dexaron a la familia un poco al debalu. Casó con un militar -Eusebio de Gorbea- aficionáu a la lliteratura al puntu de tener publicada dalguna obra de teatru, si bien non demasiao reconocida.

Pese a estos antecedentes, Encarnación fue una muyer inquieta y comprometida. Estudió braille p’aidar nuna asociación d’amigos de los ciegos ya ingresó, de la man de la so amiga María Lejárraga, nel Lyceum Club Femenín, del que salieron importantes muyeres artistes y polítiques, como María Teresa León, María de Maeztu, Clara Campoamor, Victoria Kent, ente una larga llista de fémines que llegaron hasta l’aniciu de la Guerra Civil. Y de les que, por cierto, fálase bien poco a la hora valorar a los intelectuales de la dómina.

Los llibros d’Elena Fortún, nome col que va a dase a conocer pal gran públicu retrataben, n’efeutu, la vida de les clases medies españoles, pero lloñe de la cursilería que s’emplegaba entós al escribir pa neños, Elena partía siempres del puntu de vista, non de los padres, sinón de los neños, con toles entrugues y esmoliciones que los rapazos de la época podíen tener. Yo recuerdo lleer dalgunos d’ellos, que garraba del cuartu de les mios hermanes, y siempre me prestaron anque, claro, colos mios años prefería les aventures d»El Cachorro» o «La vuelta al mundo de dos muchachos». Tuvo que llegar esta última novela, «Celia en la revolución», pa que los «progres» d’esti país se dieren cuenta de la categoría humana d’esta escritora que, yá cuasi al final de la guerra, en marzu de 1939, tuvo d’embarcar en Valencia rumbu al esiliu, primero en Francia (onde se reunió col so maríu, fiel a la República) y llueu en Buenos Aires. Y como m’enrollé demasiao, nel prósimu númberu falaré de la novela qu’acabo de lleer y que, yá adelanto, prestóme abondo. Esto va por entregues, como los antiguos culiebrones.